Motores controlados electrónicamente

La principal ventaja de este tipo de máquina es la ausencia de escobillas. Esto significa que pueden ofrecer un buen rendimiento en cuanto a vida útil, bajo nivel de ruido y baja contaminación (producida por el polvo de las escobillas).

Motores de reluctancia conmutada

El rotor está hecho con un inducido de acero suave laminado. La rotación se genera por la interacción de los lóbulos del inducido del rotor y las bobinas del estátor, que son energizadas secuencialmente. Un sofisticado sistema electrónico garantiza la conmutación de la corriente. La ausencia de imanes y bobinas del rotor permanentes permite lograr unos altos niveles de rendimiento en términos de velocidad absoluta y eficacia. Los motores de reluctancia conmutada (SRM) se pueden utilizar en muchos campos de aplicación, incluyendo lavadoras, como servomotores en diseños aeroespaciales y en el sector de la automoción.

Motores de inducción controlados

Normalmente no utilizan un sensor de velocidad del rotor. La característica de velocidad se controla utilizando perfiles de voltios/Hz predefinidos y técnicas de compensación del deslizamiento. Se puede conseguir un bajo nivel de ruido mediante el uso de las técnicas adecuadas de modulación de la anchura de los impulsos. Los sistemas de motores de inducción controlados (CIM) se utilizan en lavadoras, compresores y sopladores.

Motor sin escobillas con imanes permanentes

El estátor es similar al de un motor de inducción. El rotor tiene imanes permanentes montados sobre un núcleo ferromagnético. Normalmente se utiliza un codificador con sensor Hall o un dispositivo similar para detectar la posición del rotor. Los motores se utilizan en compresores de refrigeración, lavadoras, ventiladores y sopladores.

Soluciones

SKF logo