Rótulas radiales SKF

Reducen la deformación y evitan las paradas no planificadas debidas a problemas de mantenimiento

A pesar de funcionar en una amplia gama de temperaturas, el sistema de suspensión del convertidor ha de mantener el recipiente del convertidor en una determinada posición estática. Debido a los cambios de temperatura, la dilatación térmica provoca unas tensiones inducidas en las piezas de acero que acaban dando lugar a la deformación del aro del muñón y el recipiente.

La unión del recipiente con el aro del muñón por medio de rótulas radiales SKF ayuda a minimizar esa deformación.

Las rótulas radiales SKF de tipo acero-acero han recibido un tratamiento térmico y están estabilizadas para funcionar a una temperatura de hasta 300 °C.

Incorporados en seis elementos de suspensión para resistir los efectos de los procesos de calentamiento y enfriamiento, los rodamientos tienen un juego radial C3. La superficie exterior de los rodamientos está recubierta de fosfato de manganeso, mientras que los caminos de rodadura están recubiertos con una capa de lubricantes sólidos, lo que convierte las rótulas radiales SKF en una solución que, prácticamente, no necesita mantenimiento.
SKF logo