Allanamos el camino hacia un futuro digital

  • Artículo

    2017 junio 12, 10:00 CET

    Una mayor digitalización de las tecnologías consolidadas como el monitoreo de condición y los sensores inteligentes podría suponer un efecto revolucionario sobre la fabricación, afirma Bernie van Leeuwen, Director de Digitalización y Gestión de Producto de SKF

    Gotemburgo, Suecia, 12 de junio de 2017: La digitalización es más evidente en el mercado de consumo, donde las descargas de música, las compras en línea y la televisión a la carta son aclamadas como las maravillas de la era digital. Sin embargo, la digitalización también tiene un efecto enorme en la fabricación, un sector en el que SKF está a la vanguardia y la utiliza para mejorar el negocio en beneficio de nuestros clientes.

    La capacidad para recopilar y manipular grandes cantidades de información digital catapultará la fabricación al futuro. Mediante la adopción de la digitalización, SKF mejora su oferta principal, que es la tecnología de rodamientos y los servicios relacionados, para que nuestros clientes puedan potenciar aún más el rendimiento de sus equipos giratorios. Además, al centrarse en la digitalización industrial, SKF pretende impulsar una mayor optimización de los costos y de la eficiencia de toda la cadena de valor, incluida la integración de la cadena de suministro con la fabricación del más alto nivel.

    Experiencia en pleno crecimiento

    La digitalización afectará a todas las etapas de la cadena de valor, desde el diseño y la fabricación hasta la adquisición y el mantenimiento.

    SKF se dedica a monitorear equipos de manera remota desde hace unos quince años. Actualmente tenemos alrededor de un millón de rodamientos conectados a la nube. Sus datos se recopilan e interpretan todos los días, habitualmente con la ayuda de nuestros expertos. La capacidad para manejar estos datos se traduce en mejores análisis. Eso permite a SKF detectar con antelación posibles fallas en los equipos giratorios, que afectan a su confiabilidad general, y lograr una mejor comprensión de los requisitos del producto críticos y del diseño del sistema.

    Ya hemos desarrollado plataformas que ayudan a los clientes a recopilar e interpretar datos. Por ejemplo, nuestra plataforma Enlight ayuda a los operadores a visualizar datos de una diversidad de fuentes, mediante un dispositivo como un teléfono inteligente o una tableta. Esta es una manera inteligente de poner "Big Data" (datos masivos) en el bolsillo del operador.

    La "conectividad" de los datos funciona en todas las direcciones y se puede utilizar de muchas maneras. La más simple es la conexión de un sensor con un centro de diagnóstico remoto. Sin embargo, los datos (p. ej., del estado de un rodamiento) se pueden transmitir a la etapa de diseño y utilizar para ayudar a rediseñar un producto mejor.

    La mayor digitalización también se empieza a traducir en una fabricación más personalizada. Puesto que prácticamente se pueden eliminar los tiempos de reajuste de las máquinas, las restricciones para fabricar productos personalizados son cada vez menores. Recientemente, el propietario de una fábrica de aluminio necesitaba rodamientos que permitieran lograr una mayor producción, a través de una mayor velocidad de giro, además de bajar los costos de mantenimiento y eliminar las paradas no planificadas. SKF fue capaz de producir rodamientos de cuatro hileras de rodillos cilíndricos, con propiedades de superficie optimizadas y recubrimientos personalizados, para aumentar la vida útil y la resistencia, así como eliminar el costo de la fase de diseño del producto.

    Pago por rendimiento

    Un cambio importante en el futuro, con la ayuda de la digitalización, será la manera en que prestamos servicio a nuestros clientes. Si bien el modelo "transaccional" habitual de suministrar componentes físicos seguirá siendo importante, se empezará a reemplazar por contratos más ligados al rendimiento.

    En este caso, SKF será responsable de asegurar que se mantenga la eficiencia en las operaciones del cliente. El suministro de componentes físicos como rodamientos respaldará entonces los servicios, desde el mantenimiento predictivo hasta la experiencia en lubricación, que permitirán ofrecer esta eficiencia adicional.

    Recientemente, SKF firmó un contrato quinquenal denominado "Rotation For Life" con la empresa Zinkgruvan Mining de Suecia. SKF llevará a cabo el monitoreo remoto de cuatro molinos en una planta de enriquecimiento de Zinkgruvan. La empresa pagará luego una tarifa a SKF, en función del cumplimiento de sus objetivos de productividad.

    Este acuerdo depende de que las tecnologías de digitalización trabajen de manera sincronizada. En uno de los elementos del contrato, los datos de monitoreo de una cinta transportadora se recopilan automáticamente, sin intervención humana, y un especialista de SKF analiza las desviaciones si fuera necesario, mientras que un sistema distribuido de lubricación mantiene la línea en funcionamiento con eficiencia óptima.

    La capacidad para correlacionar una mayor diversidad de datos puede mejorar aún más el rendimiento. Por ejemplo, los datos de monitoreo de condición que habitualmente recopila SKF, ahora se pueden combinar con datos de "proceso" como la velocidad de la máquina y los parámetros de control, a través de una colaboración con Honeywell. La combinación de estos flujos de datos ha ayudado a uno de nuestros clientes en común, un importante productor de cobre, a tomar decisiones más informadas sobre el mantenimiento y el rendimiento de sus activos.

    El cliente afirma que antes, la falla de las piezas hubiera originado una parada, pero esto ahora se puede evitar gracias a la advertencia previa proporcionada por la combinación de los datos de proceso y monitoreo.

    Tener acceso a esta gama más amplia de datos podría mejorar el mantenimiento y ayudar a los clientes a tomar decisiones más informadas. Por ejemplo, el análisis de los datos de monitoreo y proceso podría revelar que un 3% de ralentización de una máquina ampliaría la frecuencia de mantenimiento a cuatro semanas. El cliente puede entonces equilibrar una ligera reducción de rendimiento con un período de producción más prolongado, y tomar la mejor decisión posible.

    Autoreemplazo

    La detección automática de un rodamiento que falla supone un avance enorme en la eficiencia. Sin embargo, el proceso de pedir el repuesto, que incluye el envío del pedido de compra hasta la fabricación, la estimación del plazo de entrega y la entrega de la pieza, conlleva aún una importante intervención humana.

    SKF ya se está preparando para un futuro en el que la pieza defectuosa presente el pedido para su propio reemplazo. Puesto que un sensor inteligente ya puede diagnosticarse a sí mismo, no es difícil imaginar que pudiera enviar un mensaje automático y retroceder en toda la cadena de suministro.

    Pero va más allá de esto: la mayor digitalización agiliza el proceso de fabricación. Ya ha ayudado a reducir los tiempos de reajuste de las máquinas. De esta manera, se puede programar la adición de una pieza de repuesto específica a la línea de producción, con interrupciones mínimas y rápida respuesta.

    La combinación de estos dos factores, la predicción precisa de una pieza que falla, con la "fabricación a pedido", asegura que algunas "demandas previstas" de piezas se sustituyen por "demandas reales". Esto amplía el concepto de fabricación "justo a tiempo" hasta el componente individual, y algún día podría llevar los niveles de existencias casi a cero. Es difícil imaginar un mundo sin existencias, pero esta visión está a nuestro alcance.

    Este tipo de sistema todavía tiene que desarrollarse. Sin embargo, SKF realiza proyectos piloto en áreas específicas de la cadena de suministro. En el futuro, el plan es reunir estos proyectos piloto para permitir la digitalización integral completa.

    La enorme potencia de la tecnología digital existente, como los teléfonos inteligentes, permite pensar que hemos alcanzado la cima del rendimiento. Sin embargo, recién estamos en el inicio de la digitalización en el sector de la fabricación. Todos los aspectos de la cadena de valor de fabricación pueden mejorarse mediante la digitalización. Algunos ya se han desarrollado, mientras que otros aún están pendientes.

    ¿Podemos pasar realmente del autodiagnóstico de un rodamiento al autopedido? Sí, podemos: lo difícil es predecir cuándo sucederá.

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Departamento de Relaciones con la Prensa: Nia Kihlström, +46 31 337 2897; +46 706 67 28 97; nia.kihlstrom@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representaciones en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2016 fueron de 72 787 millones de coronas suecas, y el número de empleados fue de 44 868 www.skf.com

    ® SKF es una marca comercial registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

Kit de prensa (5.3 MB)

SKF logo