Por qué el diseño higiénico de los rodamientos resulta clave para la seguridad alimentaria

  • Artículo

    2017 enero 25, 14:00 CET

    El énfasis en la higiene del diseño de los equipos puede tener un rol importante en el control de la seguridad de los productos alimenticios elaborados. Sin embargo, si este concepto se aplica con demasiada amplitud sin concentrarse específicamente en el diseño higiénico de los componentes del sistema, es posible que se corra el riesgo de propagar las bacterias atrapadas dentro de los rodamientos, explicó Davide Zanghi, responsable de la oficina de Diseño higiénico de SKF.

    El diseño higiénico considera específicamente la forma en que los problemas tales como la corrosión, las fugas de lubricante, la limpieza y el autosecado pueden afectar adversamente la seguridad alimentaria, y aplica principios de diseño para resolver el problema. En esencia, es una filosofía de diseño aplicada a través de reglas dedicadas y específicas. Al igual que el diseño ergonómico presta especial atención a las necesidades físicas de los usuarios del producto, el diseño higiénico tiene un foco láser puesto en evitar cuestiones de contaminación de los alimentos.

    El Grupo Europeo de Ingeniería y Diseño Higiénico (European Hygienic Engineering and Design Group, EHEDG) apunta a promover alimentos seguros, mediante la mejora del estándar de la ingeniería y el diseño higiénicos, e incluye a fabricantes de equipos, empresas de alimentos e institutos de investigación entre sus miembros. En noviembre de 2016, en Dinamarca, celebró su Congreso Mundial bienal. En esta ocasión, SKF -miembro del EHEDG desde 2006- destacó su largo registro en el uso de estos principios de diseño.


    Principios de diseño: una visión débil de los componentes de rodamientos

    En general, las pautas del EHEDG consideran que los rodamientos son un lugar donde se pueden atrapar partículas de alimento y agua con facilidad y, por lo tanto, se los considera potenciales caldos de cultivo de bacterias. El consejo es: mantener los rodamientos bien alejados de las áreas de contacto con productos alimenticios.

    Este es el caso de pautas recientes sobre diseño higiénico de cintas transportadoras para la industria alimenticia, en las que el EHEDG se refiere a dos de los principales desafíos en la elaboración de alimentos seguros: cómo evitar la contaminación de los alimentos con equipos de procesamiento diseñados inadecuadamente y cómo mejorar la seguridad alimentaria sin incrementar los costos operativos de limpieza e higiene de la producción. Si bien se presta mucha atención al diseño de los sistemas y los componentes principales como las cintas, los rodamientos y las unidades de rodamientos tienen constantemente un bajo perfil dentro del diseño del sistema higiénico en general.

    Sin embargo, incluso sin estar en contacto directo con la zona de alimentos, los rodamientos suelen estar en proximidades del producto alimenticio y, con los regímenes de agua presurizada o limpieza en seco, presentan el riesgo de que las bacterias, en caso de haberlas, sean transportadas por el aire y contaminen potencialmente el producto alimenticio.

    Con el fin de minimizar el riesgo de contaminación, resulta clave tener en cuenta los principios de diseño higiénico en el diseño de los rodamientos. Uno de los principios más importantes que apuntalan al diseño higiénico es la capacidad de limpiar eficazmente. Esto puede ser fácil de entender, pero suele ser difícil lograrlo en la práctica con los rodamientos y las unidades de rodamientos. En primer lugar, los productos deben fabricarse con materiales no corrosivos y no porosos, tales como acero inoxidable o materiales compuestos, y con formas que permitan su limpieza y el autodrenaje. Las unidades de rodamientos deben tener bases rellenas, que eliminen las cavidades en las que pudieran desarrollarse gérmenes.

    En general, los materiales usados, tales como elastómeros, materiales compuestos y grasa, deben cumplir con las directivas y reglamentos de la seguridad alimentaria. En todos los casos, debe evitarse la potencial pérdida de grasa hacia el producto alimenticio durante la operación.

    Idealmente, las unidades de rodamientos deben tener tapas laterales eficaces, que eviten el ingreso de contaminantes del proceso y líquidos de limpieza a las cavidades de las unidades de rodamientos y, al mismo tiempo, que permitan una inspección visual frecuente.

    Otras áreas relevantes son:

    • evitar los contactos entre metales, entre los componentes de las unidades y entre las unidades y las superficies de acople.
    • evitar la relubricación en la mayor medida posible
    • lograr una alta vida de servicio a pesar de los regímenes operativos y de limpieza muy demandantes

    El diseño higiénico se aplica a las maquinarias para producción y envasado de alimentos en su totalidad. Pero lidiar específicamente con uno de los componentes más problemáticos, los rodamientos, solo puede ayudar a mejorar la estrategia de riesgo general.

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Departamento de Relaciones con la Prensa: Sabine Hergenröder, +46 31 337 6418; +46 705 77 6418, sabine.hergenroder@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representaciones en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2015 ascendieron a 75 997 millones de coronas suecas, y el número de empleados fue de 46 635. www.skf.com

    ® SKF es una marca comercial registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

Kit de prensa (2.0 MB)

SKF logo