SKF del Perú y Tierra de niños

Hace varios años que SKF coopera con Tierra de niños para brindar apoyo a los habitantes de Anchonga.

Todo comenzó con la construcción de un aula escolar en la comunidad de Huarirumi, Anchonga. La comunidad se ubica en una región muy alta en la cordillera de Los Andes, a 15 horas de Lima en vehículo, una zona cuyos habitantes se encuentran expuestos a la pobreza y el índice de analfabetismo es alto.

“El pueblo sufrió un terremoto en 2007 y la antigua escuela quedó en ruinas. Nosotros nos aseguramos de que pudiesen construir una nueva”, explica Lorena Pérez, líder del proyecto.

El pueblo en el que se construyó la escuela está situado a gran altura en la Cordillera de los Andes, a 3 300 metros sobre el nivel del mar. La mayoría de sus habitantes viven de la agricultura y la ganadería ovina.

En 2013, SKF viajó hasta el lugar donde se encuentra la escuela para la inauguración de la segunda aula patrocinada por la organización SKF y sus empleados.

La primera aula ya se había inaugurado en 2009; poco tiempo después se iniciaron actividades para construir una segunda aula.

Los fondos provinieron de las ventas de calendarios mundiales de SKF y, en 2012, se tomó la decisión de apoyar la construcción de un aula más para satisfacer la necesidad de educación básica de una mayor parte de la población de esta zona rural remota.

Nuevamente, la organización Tierra de niños se vio involucrada en la construcción del edificio. Más de 200 niños se benefician con la educación que aquí se imparte.
Empoderamiento de las mujeres de Villa Libertad, Lima
De manera simultánea, SKF del Perú había estado contribuyendo financieramente con el establecimiento de un taller textil en la comunidad emergente de Villa Libertad, en Lima. El taller busca empoderar a las mujeres de la comunidad al brindarles formación profesional y crear trabajos para ayudarlas a mantener a sus familias.

Antes de viajar a Anchonga, SKF realizó un pedido al taller textil de 200 mantas, que se entregaron en la ceremonia inaugural que tuvo lugar en la comunidad remota. A la ceremonia asistieron las autoridades y familias locales, y más de 150 niños que le dieron la bienvenida a los representantes de las instituciones.
La primera aula
El edificio contó con el apoyo y la financiación de SKF y se inauguró en marzo de 2009. La primera aula tiene capacidad para 32 niños por vez y ha sido construida para resistir los terremotos. Los padres y otros habitantes del pueblo ayudaron a construir la escuela con la supervisión de ingenieros, para garantizar la seguridad.

Además de patrocinar los trabajos de construcción, los empleados de SKF también vendieron calendarios a fin de juntar dinero para comprar bolígrafos y papel para los niños. SKF del Perú también contribuyó con algunos paquetes escolares.

Otro resultado positivo del proyecto fue un aumento en la cantidad de niñas que asisten a la escuela en la zona.
Leer más: Información de referencia
Anchonga
Anchonga es una de las regiones más pobres del Perú y tiene cerca de 1 800 residentes en zonas rurales. Las familias se ganan la vida mediante la simple actividad de ganadería y pastoreo. Debido a la irregularidad de las precipitaciones en la zona, el acceso al agua constituye un gran problema para la población local. Muchos, especialmente los niños, siguen una dieta desequilibrada que, a largo plazo, puede producir desnutrición. Para ayudar a su familia, los niños a menudo tienen que trabajar en las granjas a una edad muy temprana y pocos de ellos han recibido educación más allá del nivel de escuela primaria.

Tierra de niños
Tierra de niños (TDN) es una ONG que tiene como misión promover y reforzar la independencia y la relevancia social de niños y jóvenes en zonas de extrema pobreza del Perú. La organización lleva a cabo proyectos en los ámbitos de educación, salud, gobierno y ciudadanía.


Sudamérica

SKF logo