Precarga mediante muelles

En los motores eléctricos pequeños y en aplicaciones similares, el ruido que provoca el rodamiento al funcionar se puede reducir precargando los rodamientos. La disposición de rodamientos en estos casos consta de un solo rodamiento rígido de una hilera de bolas en cada extremo del eje. El método más simple para aplicar la precarga consiste en el uso de un muelle o de un “conjunto” de muelles (fig 1). El muelle actúa sobre el aro exterior de uno de los dos rodamientos, que deberá poder desplazarse en sentido axial. La fuerza de precarga permanece prácticamente constante aunque el rodamiento se desplace axialmente a causa de la dilatación térmica. La fuerza de precarga requerida se puede calcular con la fórmula

F = k d

donde

F=kd=
fuerza de precarga, kN=un factor (ver la información a continuación)
diámetro del agujero del rodamiento, mm
Para el factor k se emplean valores comprendidos entre 0,005 y 0,01 de acuerdo con el diseño del motor eléctrico. Si el objeto principal de la precarga es proteger al rodamiento contra cualquier daño que pueda sufrir a causa de las vibraciones cuando está parado, se precisa una precarga mayor y deberá aplicarse k = 0,02.
El uso de muelles es también un método comúnmente empleado para aplicar la precarga a los rodamientos de bolas de contacto angular en husillos de gran velocidad para rectificadoras. No obstante, este método no es adecuado para aplicaciones de rodamientos que requieran un alto grado de rigidez, o disposiciones en las cuales cambie el sentido de la carga o puedan producirse cargas de choque indefinidas.
SKF logo