Nociones básicas sobre rodamientos

¿Por qué utilizar rodamientos?

Los rodamientos soportan y guían, con mínima fricción (fig. 1), elementos giratorios u oscilantes de las máquinas, por ejemplo, árboles, ejes o ruedas, y transfieren las cargas entre los componentes de la máquina. Los rodamientos ofrecen gran precisión y baja fricción y, por lo tanto, admiten velocidades de giro elevadas al tiempo que reducen el ruido, el calor, el consumo de energía y el desgaste.
Son elementos rentables e intercambiables de las máquinas, que normalmente corresponden a los estándares de dimensiones nacionales o internacionales.

Rodamientos de bolas y de rodillos

Los dos tipos básicos de elementos rodantes permiten distinguir los dos tipos básicos de rodamientos:

  • bola → rodamiento de bolas
  • rodillo → rodamiento de rodillos

Las bolas y los rodillos difieren en la forma en que entran en contacto con los caminos de rodadura.

Las bolas establecen contacto puntual con los caminos de rodadura del aro (fig. 2). Con el incremento de la carga que actúa en el rodamiento, el punto de contacto se transforma en un área elíptica. El área de contacto pequeña genera baja fricción por rodadura, lo que permite a los rodamientos de bolas admitir altas velocidades, aunque también limita su capacidad de carga.

Los rodillos establecen contacto lineal con los caminos de rodadura del aro (fig. 3). Con el incremento de la carga que actúa en el rodamiento, la línea de contacto se va transformando en rectangular. Debido al área de contacto mayor y al consiguiente aumento de la fricción, un rodamiento de rodillos puede soportar cargas más pesadas, pero velocidades más bajas, que un rodamiento de bolas del mismo tamaño.

Rodamientos radiales y axiales

Los rodamientos se clasifican en dos grupos según el sentido de la carga que soportan principalmente:

  • Rodamientos radiales
    Los rodamientos radiales soportan cargas que se encuentran, principalmente, en dirección perpendicular al eje. Algunos rodamientos radiales solo pueden soportar cargas puramente radiales, mientras que la mayoría pueden también soportar algunas cargas axiales en un sentido y, en algunos casos, en ambos sentidos (fig. 4).

  • Rodamientos axiales
    Los rodamientos axiales soportan cargas que actúan, principalmente, de manera axial a lo largo del eje. Según su diseño, los rodamientos axiales pueden soportar cargas axiales puras en uno o en ambos sentidos (fig. 5), y algunos pueden también soportar cargas radiales (cargas combinadas, fig. 6). Los rodamientos axiales no admiten velocidades tan altas como los rodamientos radiales del mismo tamaño.

El ángulo de contacto (fig. 7) determina el grupo al que pertenece el rodamiento. Los rodamientos con un ángulo de contacto ≤ 45° son rodamientos radiales; los demás son rodamientos axiales.

SKF logo