Capacidad de carga

Si el espesor de la película de lubricante hidrodinámica no basta para evitar el contacto entre metales, se puede prolongar significativamente la vida útil del rodamiento usando un lubricante que contenga aditivos antidesgaste (anti-wear, AW) o para presión extrema (extreme pressure, EP).
En las aplicaciones con relación de viscosidad κ > 1 (→ Relación de viscosidad κ), SKF generalmente no recomienda utilizar aditivos EP o AW. Sin embargo, ciertas situaciones ameritan el uso de aditivos EP o AW, por ejemplo, si está previsto un deslizamiento excesivo entre los elementos rodantes y los caminos de rodadura.

Aditivos para presión extrema

Los aditivos EP son una opción para resolver el problema del contacto entre metales con asperezas en las superficies de contacto. Las temperaturas elevadas, debido al contacto entre superficies ásperas, activan estos aditivos y se produce un desgaste químico leve en los puntos de contacto. Como resultado, la superficie se torna más lisa, disminuyen las tensiones de contacto y se prolonga la vida útil del rodamiento.
Algunos aditivos EP modernos contienen azufre/fósforo. Estos elementos pueden reaccionar químicamente, incluso sin que haya contacto entre las superficies ásperas. En estos casos, las altas temperaturas de funcionamiento y/o las tensiones de contacto se convierten en catalizadores. Es posible que la actividad química resultante no esté restringida a las superficies de contacto ásperas y perjudique la resistencia de la matriz de acero del rodamiento. Esto puede activar los mecanismos de corrosión/difusión en las superficies de contacto y acelerar el daño en el rodamiento, generalmente, a causa de micropartículas de descascarillado.
Por lo tanto, SKF recomienda usar aditivos EP con menor capacidad de reacción en aplicaciones con temperaturas de funcionamiento de > 80 °C (175 °F) y < 100 °C (210 °F). En el caso de velocidades muy bajas, se suelen usar aditivos lubricantes sólidos, como grafito y bisulfuro de molibdeno (MoS2), a fin de mejorar el efecto de los aditivos EP. Estos aditivos deben tener un alto nivel de pureza y partículas muy pequeñas. De lo contrario, las hendiduras producidas por el giro excesivo de partículas pueden reducir la vida útil del rodamiento.
Para obtener más información sobre los aditivos EP, comuníquese con el Departamento de Ingeniería de Aplicaciones de SKF.

Aditivos antidesgaste

Al igual que los aditivos EP, los aditivos AW previenen el contacto directo entre metales. Sin embargo, funcionan de forma muy diferente. La principal diferencia es que los aditivos AW crean una capa protectora que se adhiere a la superficie del metal. De este modo, las asperezas pueden deslizarse una encima de otra y evitar el contacto directo. Así, el desgaste leve no afecta el acabado de la superficie, como ocurre en el caso de los aditivos EP. Es posible, al igual que los aditivos EP, los aditivos AW contengan elementos que puedan debilitar la estructura de acero próxima a la superficie.
Ciertos espesantes (p. ej., el complejo de sulfonato de calcio) también ofrecen un efecto similar al de los aditivos EP/AW sin actividad química y sin afectar la vida útil a fatiga del rodamiento. Los límites de temperatura para estos espesantes se encuentran dentro de los límites de temperatura estipulados para la mayoría de las grasas y los aceites.
Para obtener más información sobre los aditivos AW, comuníquese con el Departamento de Ingeniería de Aplicaciones de SKF.
SKF logo