Cómo funciona el Supergrip

El perno está roscado en ambos extremos y tiene un vástago cónico. Sobre el vástago se ajusta un manguito de expansión con un agujero cónico correspondiente. La unidad se completa con dos tuercas (fig. 1). El exterior del manguito es cilíndrico y está dimensionado para un ajuste flojo inicial en el agujero del perno, que corresponde a entre el 0,05 y el 0,15% del diámetro del orificio del perno. No existe ningún requisito estricto con respecto al acabado de la superficie del agujero. Basta con un taladrado normal.
El perno se introduce manualmente en el agujero. El manguito se expande hasta conseguir un ajuste de interferencia radial introduciendo el vástago cónico en el agujero cónico del manguito. A continuación el perno se tensa hidráulicamente contra una de las tuercas, mientras se aprieta manualmente la otra tuerca. Liberando la presión en el tensor, se ejerce una precarga sobre el perno.
La precarga provocará una ligera reducción en el diámetro del perno. No obstante, esta contracción ya ha sido compensada por la expansión del manguito. La expansión del manguito y el tensado del perno son cuidadosamente controlados utilizando el tensor hidráulico incluido en el juego de herramientas.
Para desmontarlo, el perno se libera del manguito mediante la inyección de aceite entre las superficies de contacto cónicas. El aceite se introduce a través de una conexión en el centro del perno.
La presión de trabajo del tensor hidráulico es de 150 MPa (21.300 psi). Un manómetro situado en las bombas permite controlar con precisión las fuerzas de expansión y de tensionado.
SKF logo