Almacenamiento

El lugar de almacenaje debe ser fresco, seco, moderadamente ventilado, y con la mínima presencia de polvo posible. Se debe evitar el almacenamiento en el exterior sin protección alguna.
La temperatura de almacenaje adecuada depende del elastómero. La temperatura de almacenaje más favorable para las obturaciones de caucho sintético es de 15 a 25 °C (60 a 80 °F).
Los productos elastoméricos sometidos a bajas temperaturas durante su transporte o almacenaje pueden haber adquirido rigidez. Por lo tanto, se deben calentar y mantener a una temperatura de al menos 20 °C (70 °F) antes de desembalarlos y utilizarlos con el fin de evitar la exposición a la condensación.
En los almacenes con calefacción, los productos se deben proteger de la fuente de calor. Debe haber por lo menos una distancia de 1 m (3 pies) entre los embalajes y la fuente de calor. En los lugares en los que se utiliza un calentador con ventilador, la distancia debe ser mayor. Se debe evitar el almacenaje en salas húmedas, debido al riesgo de condensación. Un espacio de almacenamiento con una humedad relativa por debajo de 65% es excelente.
Las obturaciones deben estar protegidas de la luz, especialmente de la luz solar directa o de la luz artificial con una alta proporción de radiación ultravioleta. Por lo tanto, todas las ventanas de la sala deben estar tapadas con una protección roja o naranja (nunca azul). Para la iluminación son preferibles las bombillas normales.
Las obturaciones deben estar envueltas o almacenadas en recipientes herméticos, que las protejan de los cambios atmosféricos y, especialmente, de las corrientes de aire.
Debido a que el ozono es especialmente perjudicial, se deben tomar medidas para evitar la producción de ozono en el lugar de almacenaje como resultado del uso de motores eléctricos u otros equipos que puedan producir chispas u otras descargas eléctricas. Los gases y vapores de combustión que puedan producir ozono como resultado de procesos fotoquímicos deben ser expulsados. Por este motivo, no se deben almacenar disolventes, combustibles, lubricantes, productos químicos, ácidos, desinfectantes, etc. en la misma sala que las obturaciones.
Los productos elastoméricos no se deben someter a tensiones, compresiones u otras formas de carga durante su almacenaje, ya que esto puede producir deformaciones permanentes y grietas. Por lo tanto, las obturaciones no se deben colgar en ganchos durante el almacenaje. Determinados metales, especialmente el cobre y el manganeso, producen daños a los productos elastoméricos. Por consiguiente, se debe evitar el contacto con estos metales, y las obturaciones deben estar cubiertas con capas de papel o polietileno para evitar dicho contacto.
Si fuese necesario volver a embalar las obturaciones, los materiales del embalaje y de recubrimiento no deben contener sustancias como el cobre o aleaciones que contengan cobre, petróleo, aceite, etc. que puedan causar daños a las obturaciones. Los materiales de embalaje no deben contener ablandadores.
Si los productos son polvoreados, los polvos adecuados son el talco, el yeso, la mica finamente dividida y el almidón de arroz.
Las obturaciones fabricadas de materiales diferentes no deben estar en contacto entre sí. Esto es especialmente importante cuando las obturaciones son de diferente color, ya que así se evita la decoloración.
Las obturaciones deben permanecer almacenadas durante el periodo de tiempo más breve posible. Si se requiere un periodo de almacenaje largo, se debe tener cuidado de que los productos nuevos se mantengan separados de los ya almacenados, con el fin de permitir que las primeras obturaciones en entrar sean las primeras en ser utilizadas.
SKF logo