Lubricación

Para que una obturación radial del eje obture eficazmente durante un largo periodo de tiempo, el labio de obturación debe estar lubricado. Esto reduce la fricción y el desgaste en el labio de obturación y en el eje. Siempre se debe evitar el funcionamiento en seco de los labios de obturación hechos de materiales estándar. Para evitar el funcionamiento en seco, recubra la superficie de contacto con un lubricante adecuado antes de instalar la obturación.
El lubricante no sólo debe lubricar el labio de obturación para reducir la fricción y el desgaste, sino también disipar el calor generado por la obturación. Para favorecer la disipación del calor, una cantidad suficiente de lubricante debe ser capaz de llegar al labio de obturación desde la puesta en funcionamiento.
Algunos rodamientos, como los rodamientos de bolas con contacto angular, los de rodillos cónicos y los axiales de rodillos a rótula, así como los engranajes, crean una acción de bombeo por su propio su diseño. Esto significa que el labio de obturación puede tener falta de lubricación o estar sujeto a cantidades excesivas de lubricante. En cualquiera de estos casos, durante la fase de diseño, se deben tomar medidas para garantizar que la cantidad adecuada de lubricante alcance el labio de obturación, ya que un exceso o una falta del mismo puede afectar al rendimiento de la obturación.
Para evitar la falta de lubricante, se pueden dotar conductos para la lubricación. Si la obturación está sometida a cantidades excesivas de lubricante, se puede instalar una chapa esparcidora entre el rodamiento y la obturación.
En las aplicaciones en las que el labio de obturación no esté expuesto a un lubricante, por ejemplo cuando se instalan dos obturaciones en tándem, se debe suministrar grasa o aceite por separado para lubricar el labio. En algunos casos, puede que sea suficiente con realizar un llenado inicial de grasa entre los dos labios.
SKF logo