Cubiertas protectoras

Todas las obturaciones HS y HSF, partidas y enterizas, se fabrican sobredimensionadas con respecto al diámetro y a la profundidad del agujero del soporte, con el fin de garantizar la adecuada compresión y estabilidad. Una cubierta de protección (fig. 1) comprime axialmente la obturación y la estabiliza en el agujero del soporte con el fin de conseguir la máxima obturación. La placa protectora debe estar correctamente dimensionada para obtener el ajuste necesario. Debe ser lo suficientemente gruesa para no doblarse ni deformarse. En general, es suficiente un espesor de 6,35 a 12,7 mm (0,25 a 0,50 pulgadas).
La cubierta se debe fijar con tornillos, separados entre sí como máximo 150 mm (6 pulgadas), formando un círculo de tornillos situado lo más cerca posible del agujero del soporte. La cubierta protectora debe ser plana y la profundidad del agujero del soporte debe ser uniforme. Si se divide la cubierta a 180°, se facilitará la sustitución de la obturación, especialmente en espacios limitados.
Para impedir que lleguen excesos de lubricante hacia la obturación desde el interior y proteger la obturación de los daños exteriores, SKF recomienda dimensionar el diámetro interior de la placa protectora de forma que sea aproximadamente 6,35 mm (0,25 pulgadas) mayor que el diámetro del eje, con el fin de soportar la desalineación y la variación entre el eje y el agujero.
En las aplicaciones en las que sea necesaria una obturación adicional y resulte poco práctico mecanizar el soporte original para obtener una cavidad para la obturación, se puede incorporar una cavidad de la obturación en una cubierta nueva, que se atornilla en su posición (fig. 2).
SKF logo