Acabado de la superficie

Dependiendo del sentido de rotación, la direccionalidad en la superficie de contacto de la obturación puede provocar que la obturación presente fugas. El rectificado en profundidad es el método de mecanizado preferido para minimizar la direccionalidad (0±0,05°) en la superficie de contacto de la obturación. Cuando se realiza el rectificado en profundidad, deben evitarse las relaciones de números enteros de la muela con respecto a la velocidad de la pieza de trabajo. Haga funcionar la muela hasta que dejen de salir chispas proyectadas de la muela, con el fin de garantizar que se ha eliminado todo el plomo. La muela debe afilarse con una herramienta especial con varios cabezales “cluster head” y el mínimo avance lateral posible, o un rodillo afilador de perfil sin avance lateral. La influencia negativa de la direccionalidad en cualquier caso particular sólo se puede verificar mediante una prueba realizada bajo condiciones de giro alternante.
La superficie de contacto debe estar libre de daños, rasguños, grietas, óxido o rebabas, y se debe proteger adecuadamente hasta la instalación final.
SKF logo