Características

Un anillo en V consta de un cuerpo de la obturación, un labio de obturación flexible de forma cónica y una “bisagra” elástica integral (fig. 1). Se estira y se instala directamente sobre el eje, donde permanece sujeto gracias a la tensión inherente del cuerpo de la obturación. Gira con el eje y obtura axialmente contra una superficie de contacto estacionaria.
La superficie de contacto puede ser la cara del extremo de un rodamiento, una arandela, una estampación, el soporte del rodamiento o, incluso, la carcasa metálica de una obturación radial del eje.
El labio de obturación flexible aplica una presión de contacto contra la superficie de contacto que es relativamente baja, pero suficiente para mantener la función de obturación. La ligera presión de contacto incluso permite el funcionamiento en seco de la obturación en algunas aplicaciones de baja velocidad, lo que hace que la pérdida de par o la acumulación de calor sean insignificantes. La presión de contacto varía con la anchura de ajuste.
El labio flexible y la bisagra ofrecen una obturación adecuada incluso en aplicaciones en las que el juego final y la desalineación del eje son considerables.
Como resultado de la fuerza centrífuga, la presión de contacto del labio disminuye a medida que aumenta la velocidad. Esto significa que las pérdidas de fricción y el calor se mantienen al mínimo, lo que mejora la resistencia al desgaste y prolonga la vida útil. La pérdida de potencia alcanza su máximo a una velocidad del eje de aproximadamente 12 m/s (2.360 pies/min) para luego reducirse gradualmente hasta 20 m/s (3.900 pies/min), donde disminuirá hasta cero. Entonces el anillo en V actúa como obturación de tipo intersticial y deflector.
SKF logo