Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Informe "Desarrollar el futuro" (Power the Future): Rectificado inteligente

2015 febrero 04, 08:45 CEST

Con la rápida evolución de la tecnología en la industria manufacturera, incluso los procesos establecidos, como el rectificado, pueden experimentar una revolución, afirmó Ulf Sjöblom, Director de Investigación y Desarrollo de SKF.

El rectificado de precisión de aros y rodillos de rodamientos es un proceso establecido que ha sido aplicado, probado y analizado durante muchos años. Hasta hace muy poco, la visión general de muchas empresas de rectificado era que la tecnología estaba cerca de su máximo nivel, y que había poco margen para nuevos desarrollos técnicos importantes.

En las fábricas de SKF, se rectifican millones de piezas de rodamientos por año en todo el mundo, y esto ha llevado a nuestros ingenieros a abordar un enfoque diferente. Han combinado sus habilidades sobre conocimiento industrial con el poder de las últimas tecnologías de máquinas inteligentes. El resultado es un gran avance para el proceso de rectificado, que aporta mayor precisión, ciclos más rápidos y productos con una calidad aún mayor.

En una típica máquina de rectificado de rodamientos, la calidad de los aros y rodillos producidos se deteriora con el tiempo por el continuo desgaste de la muela. A medida que se desgasta la muela, aumentan las diferencias en la calidad de la superficie de los componentes rectificados; normalmente, en los aros y rodillos de rodamientos, esto se manifiesta como un cambio de la rugosidad superficial, y de la dispersión cónica y de diámetros. Además, la calidad irregular de las piezas entrantes también se traducirá en una variación aún mayor.

Esto ha llevado inevitablemente a tomar medidas en los procesos de fabricación, con el fin de asegurar un producto de la mayor calidad posible. En la práctica, para mantener el nivel de calidad apropiado, se debe reducir la velocidad de la máquina de rectificado a medida que se desgasta la muela. Por lo tanto, la capacidad de producción suele quedar determinada por la menor velocidad, para asegurar que se cumplan las exigencias de calidad.

El equipo de ingeniería de SKF sabía que con la tecnología de control apropiada se podrían lograr avances importantes. Como punto de partida, se buscó recopilar los muchos años de experiencia y conocimientos de los expertos en rectificado de la empresa y combinarlos con la comprensión detallada del proceso de rectificado; esto incluyó la interacción física entre las muelas y los diferentes componentes del rodamiento, además de las funciones mecánicas y electrónicas de cada máquina de rectificado.

Los ingenieros de SKF comenzaron entonces a desarrollar una solución que aprovechara los últimos avances en control inteligente de máquinas, sensores, software y técnicas de monitoreo de procesos.

El resultado es el Sistema de rectificado inteligente (Intelligent Grinding System, IGS), que incorpora una variedad de sensores del proceso y dispositivos de medición que proporcionan información, incluidas la emisión acústica, la potencia y fuerza de rectificado, a un sofisticado controlador de la máquina.

De este modo, el sistema puede evaluar de manera constante la condición del proceso para cada muela y realizar ajustes automáticos e inmediatos en la configuración de la máquina. En la práctica, esto significa que cada componente tiene un conjunto exclusivo de parámetros de rectificado, pero, en lo que se refiere a la calidad del producto terminado, esta es idéntica a la de cualquier otra pieza fabricada en cada máquina. El IGS produce piezas uniformes y sin defectos, con ciclos más rápidos que los que se habían alcanzado anteriormente.

Desarrollar este sistema hubiera sido imposible hace unos años, porque los dispositivos de control no eran lo suficientemente potentes para monitorear y controlar el proceso de rectificado en tiempo real. Ahora, el IGS puede interpretar los datos, tomar decisiones inteligentes y adaptarlas a las condiciones de funcionamiento de la máquina en milisegundos. El resultado es un mecanizado más rápido, con una precisión incluso mayor, además de mejorar la producción, sin necesidad de intervención humana.

Para que el IGS alcance todo su potencial, debe utilizarse con la última generación de máquinas de rectificado, las que, a su vez, se producen utilizando tecnologías de fabricación igualmente sofisticadas e inteligentes.

Gracias a esta extraordinaria integración de sistemas mecánicos y electrónicos de máquinas con ingeniería de precisión, con la nueva generación de máquinas inteligentes, SKF puede transformar la tecnología del rectificado, brindando eficiencia en la línea de producción y beneficios reales a los clientes.

SKF logo