Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Rodamientos magnéticos suficientemente resistentes para las profundidades marinas

  • Artículo

    2016 mayo 05, 14:00 CEST

    Gotemburgo, Suecia, 5 de mayo de 2016: La actual industria del petróleo y el gas se enfrenta a muchos desafíos, incluidos la bajada de los precios del petróleo y la problemática medioambiental, que obligan a las empresas a buscar métodos alternativos de extracción. Son cada vez más las empresas que reconocen la necesidad de innovar. Es por eso que invierten en soluciones a largo plazo.

    La empresa de energía Statoil es una de estas empresas innovadoras. Ha comprendido la importancia de estar a la vanguardia en tecnología para reducir costos, por razones medioambientales y para perdurar durante mucho tiempo. “Hemos comprendido que, en lo que se refiere a tecnología, necesitábamos cambiar la manera de pensar y ajustar todas las tuercas para poder rebajar costos y reducir nuestras emisiones de CO2”, declara Torstein Vinterstø, Director de Proyectos de Statoil en Åsgard.

    Durante años, Statoil ha trabajado en la tecnología que está detrás del primer sistema submarino de compresión de gas del mundo. En septiembre de 2015, la empresa instaló su sistema submarino de compresión de gas de Åsgard en el Mar del Norte, lo que permitió recuperar más cantidad de gas de los yacimientos de alta mar, hasta proporciones sin precedentes.

    Tradicionalmente, la compresión de gas se realiza en las plataformas o en tierra, a una gran distancia de la fuente. Colocar un compresor lo más cerca posible del pozo ofrece una alternativa más económica y energéticamente eficiente. Se ahorra espacio, se reducen los costos de mantenimiento y, como carece de tripulación y puede operarse de manera remota, elimina la necesidad de supervisión constante y no requiere personal.

    El sistema submarino de compresión de gas se encuentra en el lecho marino del yacimiento gasífero de Åsgard, a 300 metros de profundidad en el Mar del Norte. La recuperación de los dos reservorios de Åsgard, Midgard y Mikkel, se incrementará, al menos, un 20%, lo que sumará más de 300 millones de barriles de petróleo equivalentes al rendimiento del yacimiento. La solución prolongará sustancialmente la vida útil de producción del yacimiento. Sin la nueva solución, estos reservorios se habrían cerrado prematuramente y Statoil se habría visto obligada a encontrar otras reservas.

    Por otra parte, los beneficios ambientales son impresionantes. El compresor submarino requiere un 40% menos de energía para funcionar que una plataforma de compresión tradicional para el mismo servicio; además, reduce notablemente las emisiones de CO2 de un yacimiento. La tecnología de rodamientos magnéticos de SKF fue una herramienta clave a la hora de convertir este sueño en realidad. “Elegimos a SKF por su extraordinaria experiencia en rodamientos”, comenta Vinterstø. “Es la única empresa del mercado que ofrece un producto tan especializado”.

    Statoil y SKF han compartido una larga relación que data de la década del ochenta. Ambas empresas trabajaron estrechamente en la tecnología de rodamientos magnéticos inteligentes, que está integrada dentro de la carcasa del compresor. Los ingenieros de SKF y Statoil trabajaron muchas veces codo a codo, con el aporte de nuevas ideas y sugerencias de SKF para reducir costos. “Hemos tenido muchas discusiones, y estoy convencido de que esta forma de compartir les ha permitido comprender mejor nuestras necesidades como usuario final y lograr mejores resultados”, explica Vinterstø.

    Los rodamientos magnéticos de SKF giran sin entrar en contacto. Este diseño sin contacto no requiere lubricación, es energéticamente eficiente y logra niveles bajos de vibración. Los rodamientos pueden funcionar de manera continua y controlar los ejes que giran a velocidades muy altas, normalmente por encima de los regímenes críticos que no pueden alcanzar otros rodamientos.

    Todos estos factores resultaron importantes a la hora de diseñar el sistema submarino de compresión de gas. Debido al espacio disponible, al peso y a las consideraciones ambientales, fue fundamental conservar una arquitectura simple para el sistema, con la menor cantidad de componentes posibles.

    Los rodamientos magnéticos están integrados dentro de la carcasa del motor de accionamiento eléctrico del compresor, lo que elimina la necesidad de una caja de engranajes, aceite lubricante y sellos. Los rodamientos magnéticos sin fricción pueden funcionar a mayores velocidades de giro, lo que permite contar con una infraestructura y módulos de compresores más pequeños y livianos.

    El profundo conocimiento de SKF sobre las altas velocidades de giro y el funcionamiento de los rodamientos magnéticos en los procesos industriales fue una clara ventaja a la hora de diseñar la nueva aplicación, pero obtener la tecnología para cumplir con el sinfín de normativas fue un proceso largo. El proyecto llevó cinco años de desarrollo intenso y numerosas pruebas, incluida la simulación de las condiciones submarinas durante 6 000 horas de funcionamiento continuo.

    “Antes de que se llegara a un acuerdo con el cliente sobre la solución de rodamientos, creamos una versión tradicional del sistema en plataforma, para asegurarnos de que los componentes eran adecuados para el entorno submarino”, comenta Jérémy Lepelley, Director de Ventas de Desarrollos submarinos, petróleo y gas, de SKF Magnetic Mechatronics. “Esto nos ayudó a lograr la máxima calidad y a cumplir las especificaciones de vibraciones y muchas más. Aprendimos mucho con el proyecto de Statoil, lo que nos permite crecer en términos de tecnología y nos da una ventaja sobre la competencia”.

    Existen muchas aplicaciones más para los rodamientos magnéticos de SKF en los sectores del petróleo y el gas, y en la generación de energía. Los rodamientos pueden encontrarse tanto en tierra como en alta mar, y ahora, en el fondo del mar. Los rodamientos magnéticos se utilizan en refrigeradores industriales, ventiladores, bombas, etc. Están en todas las aplicaciones en las que haya un sistema que gire a alta velocidad o donde se necesite reducir las emisiones de CO2.

    SKF cuenta con más de 130 000 referencias de rodamientos magnéticos y motores eléctricos de alta velocidad en operaciones de diversas industrias, y más de 1 000 instalaciones en el sector del petróleo y el gas.

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Relaciones con la Prensa: Nia Kihlström, +46 31 337 2897; +46 706 67 28 97; nia.kihlstrom@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representaciones en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2015 ascendieron a 75 997 millones de coronas suecas, y el número de empleados fue de 46 635. www.skf.com

    ® SKF es una marca comercial registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

Kit de prensa (12.4 MB)

SKF logo