Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Gestión del mantenimiento marítimo

  • Artículo

    2016 junio 09, 10:00 CEST

    Las tendencias están cambiando para el mantenimiento en el sector marítimo, ya que los desarrollos de nueva tecnología y los cambios en los impulsores de las demás industrias están llevando hacia nuevos enfoques. Martin Johansmann, jefe del negocio marítimo de SKF, explicó algunas de las tendencias clave que afectan el mantenimiento y el monitoreo de condición en la industria marítima.

    Gotemburgo, Suecia, 9 de junio de 2016: En el pasado, los barcos estaban destinados únicamente al mar y los trabajos importantes de mantenimiento se resignaban a los muelles. Sin embargo, la tecnología digital está generando un revuelo en el sector marítimo y cada vez se está tornando más común el concepto de tener un barco "en línea", al poner sus datos de a bordo a disposición de los expertos en tierra. Este cambio está impulsado por la necesidad de lograr mejoras en tres áreas críticas: mantenimiento, rendimiento medioambiental y seguridad.

    Tomemos el ejemplo del operador de barcos para cruceros Costa Group. Su centro de operaciones de flota (fleet operation centre, FOC), recientemente inaugurado en Hamburgo, Alemania, funciona como núcleo de información central de sus 26 embarcaciones para cruceros. El FOC, que opera las 24 horas, cuenta con 14 especialistas que reciben datos directamente de las embarcaciones y los analizan.

    Si bien otros operadores de barcos cuentan con operaciones similares, el FOC del Costa Group es el más conocido, y es muy avanzado técnicamente. Es una excelente publicidad para la importancia del monitoreo de datos de a bordo.

    Sistemas de CM

    El monitoreo de condición (Condition Monitoring, CM) se ocupa del mantenimiento, y ya se usa ampliamente en el transporte marítimo. Si bien SKF ya ha instalado sus sistemas de CM en más de 600 embarcaciones, en la gran mayoría se usa software independiente instalado en el barco: la tripulación controla los rodamientos, por ejemplo, y luego decide si se requiere alguna acción, y generalmente reúnen datos con dispositivos manuales portátiles. A pesar de tener acceso al conocimiento y la experiencia en tierra, estos sistemas no están "conectados".

    El equivalente basado en la nube monitorea la maquinaria con sensores fijos, cuyas señales se envían de manera inalámbrica a las instalaciones centrales en tierra –similar al FOC– en donde los expertos pueden brindar pautas sobre la mejor manera de realizar mantenimiento de máquinas o componentes específicos.

    En general, el movimiento de la industria hacia los sistemas de CM "conectados" ha sido lento. La tripulación, por ejemplo, siente cierta incomodidad, ya que consideran que la gerencia estaría "mirando por encima de sus hombros". En el caso de los propietarios de barcos más pequeños, existe una complejidad adicional para el manejo de una operación de este tipo.

    Sin embargo, hay impulsores para el cambio. Uno es el eterno problema del costo. La industria del transporte marítimo está sometida a una enorme presión de costos, y el mantenimiento en dique seco representa una gran parte de esta presión. Un adecuado mantenimiento basado en la condición (Condition Based Maintenance, CBM), combinado con CM de útlima generación, puede ayudar a ampliar el período entre estos costosos ejercicios de mantenimiento. SKF ya cuenta con aprobaciones para sistemas de monitoreo de propulsores, que ahora requieren mantenimiento cada 7,5 años en lugar de cada 5.

    Importancia medioambiental

    También hay sistemas similares disponibles para monitorear datos medioambientales cruciales. El BlueMon de SKF, por ejemplo, ayuda a las tripulaciones a enfrentar reglamentaciones medioambientales que cambian con mucha rapidez. Las reglas para el Océando Atlántico son diferentes a las del Mar Báltico, por lo que navegar entre ellos puede implicar un cambio en las operaciones. Un buen ejemplo es el agua de sentina: las descargas en el Báltico están bajo un control más estricto que en el Atlántico, por lo que un sistema conectado en línea como BlueMon ayuda a evitar las descargas "ilegales".

    Lejos de desautorizar a la tripulación, BlueMon puede contribuir con el cumplimiento de sus responsabilidades. Extiende un mapa GPS del mundo con detalles de las más recientes reglamentaciones locales, e incluso puede desactivar la válvula de salida de agua de sentina si fuera necesario.

    Un sistema en línea también puede brindar beneficios ocultos: si se conoce la hora del próximo puesto de amarre, por ejemplo, el barco puede reducir la velocidad, y usar menos combustible, en lugar de llegar a toda velocidad al puerto y esperar horas para el siguiente puesto.

    Tendencias futuras

    En el término de 10 años, es probable que todos los propietarios de grandes barcos estén usando algún tipo de sistema en línea "global". Tendrán suficiente envergadura como para manejar la complejidad de estos sistemas, pero también gozarán de los beneficios: el ahorro de combustible detectado en un barco puede transferirse a toda la flota. La mayoría de los pequeños jugadores quizás sigan eligiendo sistemas basados en la nube, y usando equipos manuales para la recopilación de datos.

    Aún es temprano para el CM en línea en la industria del transporte marítimo, de modo que SKF no cuenta todavía con una "sala de control central" destinada a los barcos, pero sí tenemos una para las turbinas eólicas en alta mar. Ubicada en Hamburgo, cuenta con cinco personas y controla 140 turbinas en todo el mundo.

    Existen dos diferencias principales entre los barcos y las turbinas eólicas: debido a que las turbinas son fijas, los datos pueden transferirse por cable (en lugar de requerir conectividad satelital) y las condiciones operativas a bordo del barco pueden ser mucho más complejas según la cantidad de unidades que deban monitorearse y sus condiciones operativas.

    Sin embargo, con el uso de un sistema inteligente de evaluación previa de los datos a bordo a través de un software disponible y al minimizar con esto el volumen de datos que deben controlar los propietarios de los barcos, y al reducir en consecuencia el costo de la conectividad satelital requerida, al final no hay una diferencia real (técnica ni de costos) entre los sistemas de diagnóstico remoto para molinos de viento en alta mar o para barcos que navegan los siete mares.

    Una vez que la industria del transporte marítimo cuente con una masa crítica que use el CBM en línea, SKF espera poder proveer su propio "Centro de apoyo a las flotas" para mantener el estado de los componentes críticos a bordo.

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Relaciones con la Prensa: Nia Kihlström, +46 31 337 2897; +46 706 67 28 97; nia.kihlstrom@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representaciones en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2015 ascendieron a 75 997 millones de coronas suecas, y el número de empleados fue de 46 635. www.skf.com

    ® SKF es una marca comercial registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

SKF logo