Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Las colaboraciones académicas ayudan a impulsar el desarrollo de la industria

  • Artículo

    2016 septiembre 29, 10:00 CEST

    Un proyecto conjunto entre SKF, la Universidad Chalmers y Ericsson ayudará a sentar las bases prácticas para la "Industria 4.0", al tiempo que demuestran la importancia de la colaboración entre el sector académico y la industria.

    Para quienes no pertenecen a estos ámbitos, la colaboración entre la industria y el sector académico parece algo sencillo y unidimensional: la empresa tiene un problema, y paga a la universidad por su experiencia para resolverlo. En realidad, sin embargo, la interacción entre ambos es mucho más profunda, y abarca la capacitación, la contratación, la creación de marca y otros beneficios compartidos.

    "Al trabajar con las universidades, obtenemos acceso a su competencia y conocimiento. De no ser así, tendríamos que invertir muchísimo tiempo en adquirirlos", comenta Martin Friis, director del proyecto en SKF, con una asignación especial para forjar vínculos con socios externos a través de proyectos de I+D financiados.

    Mientras que una de las misiones de la universidad es generar conocimiento relevante para la sociedad, la misión de la industria es ser competitiva en su negocio. Para crear una colaboración provechosa, resulta fundamental entender ambos mundos. Toda colaboración debe proporcionar una situación en la que ambos ganen, o dejará de existir.

    SKF lleva a cabo colaboraciones de I+D con universidades de todo el mundo. Estas van desde proyectos de maestrías y doctorados individuales hasta proyectos de mayor envergadura que involucran a más de un investigador. Algunas de las interacciones más importantes abordan un programa o tema con mayores recursos.

    Ejemplos de ello son los Centros Tecnológicos Universitarios de SKF, en los que SKF ha identificado socios específicos de colaboración para tecnologías centrales específicas. Estas incluyen la tribología (con el Imperial College), el acero (Universidad de Cambridge) y el monitoreo de condición (Universidad de Luleå).

    En la frontera
    Los sistemas de producción y los productos son cada vez más complejos, y el ritmo al que se crean el conocimiento y la información hace que sea muy difícil mantenerse al tanto de las últimas novedades. Las universidades trabajan "en la frontera" de sus temas, aclara Friis, y poder aprovechar esto es un gran beneficio para las empresas industriales.

    No obstante, la información útil también fluye en la dirección inversa. Mientras que la industria puede tener acceso a la investigación fundamental de las universidades, también puede proporcionar información con respecto a sus necesidades actuales y futuras. Esto ayuda al sector académico a orientar sus investigaciones con mayor precisión y a diseñar cursos que se ajusten con mayor precisión a las necesidades de la industria mediante la promoción de graduados con las habilidades correctas para la industria moderna.

    Esto nos lleva a la cuestión práctica de la contratación. Una gran empresa industrial como SKF emplea a muchos graduados de ingeniería cada año, por lo que unos estrechos vínculos académicos pueden ayudar a identificar la marca SKF en la mente de los estudiantes. "De ese modo, se enteran de quiénes somos y que podemos ser una empresa interesante para trabajar", explica Friis.

    La idea de crear la marca (y la identidad) va más allá de la contratación directa en el plantel de SKF. Muchos graduados de ingeniería terminarán trabajando para otras empresas industriales. Pero estar familiarizado con SKF y sus productos ayudará a la empresa cuando estos estudiantes, como ingenieros de tiempo completo, estén en situación de especificar componentes como rodamientos o sellos.

    Al mismo tiempo, los empleados de SKF pueden asumir el papel de profesores visitantes, y pasar parte de su tiempo brindando conferencias en las universidades y supervisando los trabajos de estudiantes de doctorado y maestría. SKF también puede influir en el desarrollo educativo, mediante conferencias como invitados, asignación de casos a los estudiantes o participación en talleres y actividades de grupos de estudiantes.

    Promoción industrial
    Muchos gobiernos están dispuestos a fomentar los vínculos entre la industria y el mundo académico, y esto también sucede en Suecia. "El gobierno financia programas de investigación que fortalecen el sector académico mientras se centra en las necesidades de la industria", señala Friis. "Se deben hacer en las áreas adecuadas, por lo que eligen cuidadosamente los proyectos".

    Por un lado, el gobierno ofrece financiación directa para la educación y la investigación básica. Además de esto, un sistema de financiación promoverá la colaboración industrial, lo que impulsará aún más el desarrollo de la investigación, por ejemplo, mediante la personalización para un entorno real. Esta financiación sirve de puente entre la investigación académica y la evaluación industrial y, por lo general, cubre los Niveles de Capacitación Tecnológica 3-7. La financiación gubernamental cubre normalmente los recursos académicos, mientras que las empresas cubren sus propios gastos.

    Para que la industria funcione de manera eficiente en esta área, es fundamental participar en asociaciones y organizaciones comerciales, con el fin de hacer hincapié en las necesidades futuras de la industria. Estas organizaciones tratan de influir en factores tales como las áreas que tienen prioridad y la manera en que se debe distribuir la financiación para la investigación.

    Esta presión ayuda a poner en agenda las necesidades de las empresas, y facilita la construcción de una red con académicos, otros posibles socios industriales de investigación y organismos de financiación. Es una forma eficaz de identificar las áreas de investigación pertinentes, posibles socios académicos e industriales de investigación y convocatorias de financiación adecuadas.

    Red de colaboración
    Friis propuso con éxito un proyecto para Vinnova (parte del Ministerio de Empresa de Suecia) en torno al tema candente de la "Industria 4.0": la visión futurista de interconectar todas las partes de la fábrica moderna. El proyecto de dos años, denominado 5GEM (5G Enabled Manufacturing), es una colaboración entre SKF, la Universidad Chalmers y el gigante de las telecomunicaciones Ericsson. Combinar la experiencia de Ericsson en tecnología inalámbrica, el conocimiento de SKF en sistemas de producción y el enfoque científico de Chalmers podría ayudar a sentar las bases de la Industria 4.0.

    "En la fábrica conectada del futuro, la tecnología Wi-Fi no alcanzará para satisfacer las nuevas exigencias de confiabilidad, latencia y volúmenes de datos", explica Friis. "El sistema tendrá que estar ‘a la altura’ todo el tiempo".

    El estándar emergente 5G, que incluye tecnologías tales como la infraestructura, la analítica y las soluciones en la nube, podría formar parte de la solución práctica que 'facilite' la Industria 4.0. "Hasta ahora, se ha tratado a la Industria 4.0 como un concepto, pero es este tipo de tecnologías lo que va a convertirla en realidad", añade.

    El advenimiento del 5G permitirá utilizar frecuencias más altas, lo que facilitará la transferencia rápida y confiable de grandes cantidades de datos. "La confiabilidad y la seguridad son fundamentales", aclara Friis. "La conectividad debe estar garantizada en todo momento; de lo contrario, colapsaría la producción".

    Juntos, los socios del proyecto desarrollarán una serie de ‘prototipos’ basados en 5G, que luego se someterán a pruebas en las fábricas de SKF. Estos se evaluarán en cuatro criterios principales: la eficiencia de producción, la flexibilidad de producción, la trazabilidad y la sostenibilidad. El equipo ya está a punto de decidir en qué prototipo va a trabajar. El proyecto demostrará cómo la conectividad puede mejorar el rendimiento del sistema de producción.

    El objetivo del proyecto es utilizar mejor conectividad y analítica para acceder a los datos correctos, exactamente en el momento y en el lugar que sea necesario. Adaptar esto a las necesidades de un ser humano (o de una máquina) permitirá tomar decisiones, ya sean manuales o automáticas, que crearán valor en el sistema de producción.

    Ofrecer la Industria 4.0
    Los datos interconectados ya desempeñan un papel importante en la industria, por ejemplo, en los sistemas de mantenimiento predictivo. La Industria 4.0, de concretarse, llevará todo esto a un nivel completamente nuevo.
    Johan Stahre, Presidente de Sistemas de Producción en la Universidad Chalmers, quien también es el Director de Proyecto para 5GEM, explica: "La visión del proyecto es crear un sistema de fabricación de primerísimo nivel que demuestre un rendimiento mejorado, mediante una mayor eficiencia, una mayor flexibilidad y trazabilidad. Uno de los componentes fundamentales del proyecto consiste en asegurar que estas tecnologías puedan transferirse fácilmente a otras industrias manufactureras".

    Y advierte que, esta vez, la industria necesita hacerlo bien, puesto que el concepto de interconectividad universal ya se ha intentado con anterioridad. "Ya en la década del noventa teníamos algo llamado Manufactura integrada por computadora (Computer Integrated Manufacturing), que intentó interconectar todo", añade. "Pero la interoperabilidad fracasó y solo obtuvimos ‘islas de automatización’. Nos ha tomado otros 20 años llegar donde estamos ahora".

    La Industria 4.0 todavía se enfrenta a algunos obstáculos, en particular en torno a la estandarización y la interoperabilidad, pero proyectos como 5GEM podrían ayudar a estar más cerca de su concreción.

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Departamento de Relaciones con la Prensa: Nia Kihlström, +46 31 337 2897; +46 706 67 28 97; nia.kihlstrom@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representaciones en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2015 ascendieron a 75 997 millones de coronas suecas, y el número de empleados fue de 46 635. www.skf.com

    ® SKF es una marca registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

Kit de prensa (29.2 MB)

SKF logo