Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Mejora de la productividad y el rendimiento con la lubricación automática

  • Artículo

    2016 noviembre 01, 14:00 CET

    La lubricación adecuada es esencial para garantizar la funcionalidad de los componentes y sistemas dentro de la maquinaria pesada.

    "Si hay un cojinete de fricción, un rodamiento o engranaje, algún elemento que gira o se desliza en máquinas de minería, agricultura y construcción, va a requerir lubricación", explica Peter Laucis, Director de Gestión de Cartera, Productos para Sistemas de Lubricación Automática, Unidad de Negocios de Lubricación de SKF. "Y cuanto más elevada sea la carga, más agresivo y sucio el entorno, mayor será la necesidad de lubricación".

    Mientras que la lubricación manual sigue siendo la norma en muchas aplicaciones, el uso de sistemas de lubricación automática (automated lubrication systems, ALS) se está convirtiendo en una alternativa más frecuente para ayudar a reducir al mínimo las paradas no planificadas, mejorar la calidad global y la seguridad a través del mantenimiento preventivo.

    Con un sistema de lubricación automática, el lubricante se puede aplicar exactamente en el momento y lugar en que se necesita mientras la máquina se encuentra en funcionamiento. La lubricación manual, por el contrario, requiere la detención de la máquina antes de poder aplicar el lubricante, y puede ser necesario que una persona se suba a la máquina, lo que puede representar un problema de seguridad.

    Además de ayudar a aumentar la seguridad y la productividad para los propietarios de equipos, Laucis comenta que los fabricantes de equipos originales también pueden beneficiarse de la integración de un sistema de lubricación automática en sus equipos. "Se puede extender la garantía y el rendimiento, y se puede mantener la unidad en funcionamiento en diversas condiciones con el diseño con el que fue concebida la máquina".

    Los sistemas y cómo funcionan

    Un sistema de lubricación automática consta de un depósito, que contiene la grasa u otro lubricante designado, y una bomba eléctrica, neumática o hidráulica que activa el sistema para suministrar el lubricante desde el depósito hasta la ubicación deseada dentro de la máquina. Según el diseño de la máquina, se puede suministrar el lubricante a unos 100 o 200 puntos diferentes. Para aplicar el lubricante en la ubicación deseada en el momento exacto en que se necesita lubricación, se utiliza una serie de válvulas dosificadoras.

    El sistema sabe dónde y cuándo aplicar lubricante gracias a los controles integrados. Si el sistema de lubricación automática está integrado en una máquina de la fábrica, el sistema puede ser controlado mediante el controlador lógico programable (programmable logic controller, PLC) del fabricante de equipos originales. Los intervalos de lubricación apropiados se programan en el PLC, lo que le permite encender el sistema de lubricación automática cuando sea necesario.

    SKF también diseña controladores que se pueden incorporar al sistema si se añaden a una pieza del equipo a nivel del mercado de reposición o en otro punto a lo largo del canal de fabricantes de equipos originales, como a través de un distribuidor. Laucis explica que estos controladores pueden proporcionar un sencillo control de encendido y apagado, aunque también pueden ser más sofisticados a través de la inclusión de dispositivos de detección para ofrecer a los operadores información acerca de cuándo tienen lugar los ciclos de lubricación, indicadores de fallos y atributos de rendimiento.

    Los dos tipos principales de sistemas de lubricación utilizados en aplicaciones móviles de alto rendimiento son los sistemas paralelos y progresivos de línea simple. Un sistema paralelo de línea simple consta de un depósito y una bomba conectada a un banco de inyectores mediante una sola línea de manguera. Los inyectores están alineados en paralelo entre sí, como los dientes de un peine, y cada uno de los inyectores funciona de manera independiente uno de otro. De este modo, cada inyector dosifica la cantidad exacta de lubricante requerido y, si es necesario, también se puede ajustar de forma independiente.

    Esta independencia es beneficiosa, porque si falla un rodamiento o se bloquea de alguna manera, no se verá afectada negativamente la lubricación de otros rodamientos de la máquina. "El sistema paralelo de línea simple tiene mucha aceptación, porque se puede lubricar toda la máquina de, digamos 120 puntos, y cuando falla un par de esos puntos, el resto de los sistemas siguen recibiendo lubricación", comenta Laucis.

    Se observa que estos sistemas se utilizan a menudo en equipos de minería pesada debido a la necesidad de minimizar las paradas no planificadas tanto como sea posible. También se pueden utilizar en equipos de construcción, para evitar la falta de mantenimiento por parte del operador, así como en equipos agrícolas, por razones de seguridad y protección de los rodamientos.

    Los sistemas progresivos son similares, excepto que la línea única va a una serie de bloques de válvulas en lugar de a una línea de inyectores paralelos. Cada bloque de válvulas dosifica lubricante a varios puntos dentro de una máquina; un bloque puede tener un máximo de 12 puntos a los que proporciona el lubricante, y el siguiente bloque o zona lubricará otros 12 puntos, y así sucesivamente. "La principal diferencia radica en que si hay un rodamiento que se bloquea, literalmente se detiene todo el sistema, porque la grasa avanza a través del sistema en una serie", explica Laucis. "Si se bloquea un rodamiento, lo que tendrá en realidad es un bloqueo hidráulico en cada pistón de ese bloque en el sistema; entonces se apagará todo el sistema".

    Según su opinión, este tipo de sistema es típico de las máquinas de tamaño mediano, como las que se utilizan para la construcción de carreteras, porque a los clientes les gusta que un indicador de fallos se encienda cuando se produce una obstrucción; de esta manera, les hace saber que deben comprobar la máquina al final de la jornada de trabajo. Si bien el tiempo de inactividad es una preocupación, no es tan importante como en las operaciones de minería, donde incluso las más breves paradas no planificadas pueden afectar negativamente a la productividad y, por lo tanto, al beneficio para el cliente.

    Los sistemas de líneas múltiples también se pueden utilizar en maquinaria todoterreno. Este sistema consta de una carcasa redonda con varios puntos, hasta 20, que salen de ella, cada uno de los cuales se dirige a un rodamiento individual o a otro componente para lubricarlo. El sistema está diseñado para alimentar simultáneamente varios puntos en una distancia corta. Laucis explica que este sistema se usa, por lo general, en aplicaciones más pequeñas y de menor rendimiento, por el hecho de que no es necesariamente la opción más rentable. Dado que el sistema está limitado en la cantidad de puntos que puede alimentar, una máquina más grande requeriría la instalación de varios sistemas, mientras que los sistemas de línea simple son más modulares y tienen mayor capacidad para alimentar un mayor número de puntos desde una única fuente.

    Avanzar hacia una mayor automatización

    El uso de sistemas de lubricación automática es cada vez más frecuente dentro de la industria pesada; sin embargo, Laucis explica que, en algunas aplicaciones, puede ser difícil competir con un individuo que lubrica manualmente una máquina. Comenta además que, en las máquinas grandes para trabajos pesados, como los equipos de minería, existe una alta tasa de adopción, porque gran parte del equipo está automatizado para mantener los niveles de rendimiento y eliminar o reducir al mínimo el tiempo de inactividad, lo que se puede reforzar mediante un sistema de lubricación automática.

    Explica que la seguridad es también un factor importante para el incremento del uso de estos sistemas en maquinaria pesada. "Las personas están tomando cada vez más consciencia de la seguridad. Evitan o minimizan los entornos donde existe peligro, y los puntos de lubricación de una máquina representan una cuestión de seguridad". Eliminar la necesidad de lubricar manualmente las piezas de la máquina asegura que nadie tendrá que subirse a la máquina, que puede estar cubierta de suciedad y grasa, y elimina el riesgo de posibles lesiones. "También existen dispositivos mecánicos de autoapagado, que detectan de manera automática los niveles de grasa altos y bajos", comenta Laucis. "Todos estos accesorios son cada vez más frecuentes y necesarios en los sistemas de lubricación automática porque promueven entornos seguros, rendimiento productivo continuo y son capaces de proporcionar una máquina limpia en buenas condiciones.

    "En el mercado de la maquinaria mediana, donde el costo por punto es cada vez más crítico, diría que el mercado se está estabilizando y aumenta en función del valor de rendimiento", continúa. Esto se debe, en parte, a la capacidad de agregar la telemática al sistema de lubricación, lo que permite a los clientes recibir información sobre el rendimiento y el servicio como lo hacen con otros sistemas en su máquina. El aumento de la seguridad también ha provocado el incremento del uso de sistemas de lubricación automática en estas máquinas.

    En las máquinas de menor tamaño, Laucis comenta que la lubricación manual sigue siendo la norma, ya que los usuarios finales realizan, por lo general, un mantenimiento que tienen programado regularmente, por lo que es fácil incluir la lubricación como parte de ese régimen de mantenimiento. Sin embargo, también nota un incremento de la tasa de adopción de sistemas de lubricación automática en este segmento.

    Que el sistema se instale en el fabricante de equipos originales o a nivel del mercado de reposición también depende del tipo de máquina en la que se va a utilizar. En las máquinas de mayor tamaño, el fabricante de equipos originales tiende a instalar el sistema de lubricación automática en la fábrica. A medida que el tamaño de la máquina comienza a disminuir, el uso de la lubricación automática se convierte en una opción que depende de las preferencias del cliente y del uso de las máquinas en su entorno. Los fabricantes de equipos originales esperan un fuerte "tirón" del mercado de reposición por parte de sus clientes para estandarizar sus sistemas de instalación de sistemas de lubricación automática en fábrica.

    Del lado del mercado de reposición, explica que es importante tener en cuenta el valor que representa para el cliente agregar el sistema, como los beneficios en términos de seguridad y rendimiento. Para una flota de alquiler, el caso podría ser utilizar los sistemas para ayudar a mantener el inventario. Si se devuelve una máquina alquilada y no funciona como debiera, el registrador de datos del sistema de lubricación automática puede verificar si la máquina se engrasó correctamente y, de ese modo, ayudar a reducir las posibles causas del problema. Laucis comenta que tener un sólido soporte del mercado de reposición y pruebas de rendimiento de la inversión del lado del usuario final puede llevar a que el fabricante de equipos originales vea el valor que supone la integración del sistema en la fábrica.

    Como SKF también diseña y fabrica rodamientos, la empresa es capaz de utilizar su conocimiento sobre su funcionamiento, y lo que los lleva a fallar, con el fin de explicar los beneficios de adoptar un sistema de lubricación automática. Uno de los problemas más comunes de rendimiento con los rodamientos es la falta de lubricación y la suciedad. "La mejor manera de prolongar la vida útil de un rodamiento es tener una delgada película continua de lubricante en todo momento", afirma Laucis. "Tenemos estudios y demás información para decir que si lubrica de manera continua con pequeños intervalos, obtendrá el rendimiento más prolongado de un rodamiento".

    Un sistema automatizado es capaz de proporcionar esa lubricación continua, mientras que la lubricación manual requeriría una persona de pie junto a la máquina mientras está en funcionamiento, que lleve una pistola engrasadora a todos los puntos que requieren lubricación, y aplique grasa cada minuto, comenta Laucis. Muchas veces la lubricación manual se realiza al final de la jornada de trabajo o de la semana, y el punto de lubricación se inunda con la grasa o el trabajador solo aplica un par de bombeos de grasa y sigue con sus tareas. Esto hace que pasen largos intervalos entre las aplicaciones de lubricante. Sabemos que esa no es la mejor manera de prolongar la vida útil de un rodamiento.

    "Y esa es la filosofía de la lubricación automática frente a otros métodos que han de venderse y promocionarse para mantener las máquinas en un mejor nivel", añade Laucis. Mediante el uso de un sistema de lubricación automática, tanto los fabricantes de equipos originales como los usuarios finales pueden beneficiarse del sistema al aplicar solo la cantidad de grasa necesaria para el rodamiento y en el momento exacto en que necesita. De ese modo, se garantiza que el rodamiento funcionará según se ha diseñado y se reducirán al mínimo las paradas no planificadas de la máquina.

    Puede encontrar el artículo original escrito por Sara Jensen/OEM Off-Highway, en el siguiente enlace: http://www.oemoffhighway.com/article/12250664/automatic-lubrication-systems-increase-machine-performance-and-reduce-downtime.

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Departamento de Relaciones con la Prensa: Sabine Hergenröder, +46 31 337 6418; +46 705 77 6418, sabine.hergenroder@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representaciones en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2015 ascendieron a 75 997 millones de coronas suecas, y el número de empleados fue de 46 635. www.skf.com

    ® SKF es una marca registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

Kit de prensa (3.1 MB)

SKF logo