Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

La transformación de la fabricación inteligente de SKF

  • Artículo

    2017 junio 20, 10:00 CEST

    Las tecnologías digitales están ayudando a SKF a revolucionar la velocidad y la flexibilidad de sus operaciones de producción. Para los clientes, eso significa plazos de entrega más breves, inventarios más reducidos y costos más bajos.

    Gotemburgo, Suecia, 20 de junio de 2017: La excelencia en la fabricación siempre ha sido una parte fundamental de la oferta de SKF a sus clientes. El rendimiento y la durabilidad de los productos de SKF dependen de los materiales adecuados, la geometría exacta y el ensamblaje preciso. Para lograrlo, la empresa perfecciona y evoluciona continuamente sus procesos y capacidades de producción.

    Sin embargo, la fabricación de primer nivel no consiste solo en la precisión. También requiere gran flexibilidad. Para garantizar el mejor servicio posible para los clientes, mientras se mantienen los costos bajo control, los fabricantes necesitan sistemas de producción ágiles y adaptables que manejen trabajos y lotes reducidos para los plazos de entrega breves.

    Al igual que muchas de las principales empresas de fabricación, SKF ha adoptado los principios de la producción eficiente, con su enfoque implacable en la eliminación de errores, demoras y otras formas de desperdicio. Ahora la empresa está desarrollando una nueva generación de sistemas de fabricación, que incorporan el poder de las tecnologías digitales actuales para lograr otro cambio radical más en la velocidad, la eficiencia y la flexibilidad.

    “En SKF, la fabricación de primer nivel consiste en proporcionar fuentes de valor innovadoras para el cliente al costo más eficiente”, dice Roberto Napione, gerente de los Centros de Excelencia y Estandarización de Máquinas de SKF. “En el entorno de hoy en día, ya no podemos trabajar con secuencias de producción fijas; queremos tomar los pedidos del cliente en tiempo real y fabricar esos productos específicos en el lote de volumen requerido”.

    Explica que esa capacidad tiene el potencial de proporcionar un valor enorme a los clientes de SKF. Hoy en día, muchos de ellos emplean un tiempo y un esfuerzo considerables intentando predecir la demanda futura. Invierten capital valioso en acciones para satisfacer ese pronóstico. En el futuro, esos clientes podrán solicitar lo que necesiten, cuando lo necesiten, con la confianza en que los productos adecuados estarán disponibles en el momento justo.

    Es una idea apremiantemente simple, pero que exige que se realicen cambios complejos en un segundo plano. “La transformación digital en el sector productivo supone mejorar la flexibilidad a lo largo de todo el flujo de nuestros procesos de fabricación. Consiste en producir lotes de productos con muy poca cantidad de piezas en cada uno de ellos”, dice Napione.

    Explica que tal flexibilidad se puede lograr de dos maneras. En primer lugar, tenemos la flexibilidad “vertical”, provista por las máquinas que pueden alternar automáticamente entre distintos productos sin tener que detener la producción para realizar el cambio de herramientas, los ajustes o los controles manuales. Eso implica un grado elevado de automatización, por ejemplo, usar robots para intercambiar herramientas y otros componentes.

    Luego está la flexibilidad “horizontal”, que consiste en lograr una conectividad continua en toda la organización. “Se trata de garantizar que los procesos empleados en cada parte de la organización –cadena de suministro, adquisiciones, fabricación– estén integrados en todo el mundo para que puedan trabajar como un sistema y funcionar con una única plataforma de comunicación”, dice Napione.

    Varias palancas, una meta.
    Dentro de las operaciones de fabricación, dice Napione, SKF se centra en aumentar la eficiencia, ser más flexible y reducir los plazos de entrega al menor costo posible. Entonces, si examinamos la parte de eficiencia, esto significa contar con eficiencia en el mantenimiento logrando que las máquinas continúen funcionando de manera precisa y confiable por el mayor tiempo que sea posible. En cuanto a la eficiencia operativa, queremos maximizar el rendimiento de la producción al tiempo que minimizamos el costo. En cuanto a la eficiencia de la información, tenemos que garantizar que la información precisa se pueda recuperar y se pueda actuar en función de ella en el momento preciso desde las máquinas, desde otras partes de la empresa y desde los clientes también. Con respecto a la eficiencia energética, se trata de optimizar el consumo de energía y reducir los desperdicios todo lo posible. “La energía desempeña un papel importante desde una perspectiva de costos, pero lograr una sostenibilidad de mayor grado y garantizar que la energía no se derroche también forma parte de la responsabilidad social de toda organización”, observa.

    Para lograr estos objetivos, la empresa emplea una amplia gama de herramientas y tecnologías. En el futuro cercano, durante el desarrollo, el enfoque de “gemelo digital” le permitirá a SKF simular productos, procesos de producción y hasta procesar el consumo de energía en un entorno digital. Esto permitirá que se perfeccionen los diseños y se optimicen los flujos de proceso antes de que se configure una única máquina o se procese cualquier componente en tiempo real. Las máquinas que usa en el área de producción contendrán niveles elevados de automatización, para que puedan ajustarse y adaptarse a los distintos requerimientos. También habrá muchísimos sensores, para poder controlar su propio estado y rendimiento, hacer correcciones y ajustes en el momento o alertar a los equipos de mantenimiento sobre problemas inminentes. Los sistemas de identificación automatizada permitirán realizar un seguimiento de los productos a lo largo de la producción y darles a las máquinas la información que necesiten para llevar a cabo las acciones correctas en cada pieza que reciban. Por último, el almacenamiento de datos basado en la nube y los sistemas de comunicación enlazarán todo el proceso de fabricación digital y proporcionarán aquellos vínculos horizontales vitales a la organización en su totalidad.

    La transformación es un proceso
    Integrar todos esos elementos es un proceso enormemente complejo que requiere habilidades e ingenio humano considerables, dice Napione. Como resultado, la transformación digital completa de las operaciones de fabricación de SKF no ocurrirá de la noche a la mañana.

    No obstante, la experiencia de la empresa hasta el momento resulta suficiente para que el valor del enfoque se haya ganado su confianza. El centro de producción de rodamientos de SKF en Gotemburgo sirve como un banco de pruebas del mundo real para la fabricación digital de primer nivel. El centro ha adoptado una variedad de innovaciones, entre ellas, una red de información digital completa y soluciones de automatización avanzadas. “Usamos robots para automatizar una variedad de procesos que previamente eran manuales con vehículos automatizados guiados que trasladan las piezas entre las estaciones de producción”, dice Napione. “Y hemos simplificado el proceso para configurar y ajustar las máquinas, de modo que pueden alternar entre los tiempos de los productos mucho más rápido que en el pasado. En algunos casos, hasta hemos podido reducir el tiempo necesario para restablecer hasta cerca de cero, gracias a la máquina que hace todo automáticamente”. Juntos, estos cambios implican que el tiempo requerido para que un solo rodamiento avance a través de todo el proceso de fabricación ya se haya reducido de días a horas.

    Hay más desarrollos en marcha. SKF invierte continuamente en máquinas nuevas con capacidades mejoradas y evalúa herramientas y procesos de fabricación alternativos con la posibilidad de incorporar más flexibilidad en sus operaciones. La empresa también está desarrollando sus propias tecnologías. En el ensamblaje de rodamientos, por ejemplo, SKF ya está experimentando con sistemas prototípicos que reemplazan las herramientas de acero pesadas de hoy en día con herramientas livianas impresas en 3D que pesan gramos en vez de kilos. Napione dice que el cambio permitirá que el mismo robot usado para cargar aros de rodamientos en la máquina también intercambie las herramientas según lo requerido, lo que eliminará un proceso de cambio de herramientas que solía llevar varias horas.

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Departamento de Relaciones con la Prensa: Nia Kihlström, +46 31 337 2897; +46 706 67 28 97; nia.kihlstrom@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representaciones en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2016 fueron de 72 787 millones de coronas suecas, y el número de empleados era de 44 868. www.skf.com

    ® SKF es una marca comercial registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

Kit de prensa (6.2 MB)

SKF logo