Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

La necesidad es la madre de la invención

  • Artículo

    2016 mayo 19, 10:00 CET

    Chuck Newmister, Director de Cuentas de la división Sistemas de Confiabilidad de SKF, explica brevemente la manera en que una estrategia eficaz de gestión de activos puede ayudar a las empresas del sector del petróleo y el gas a proteger sus márgenes operativos en un momento de creciente volatilidad.

    El sector del petróleo y el gas se ve sometido a grandes presiones para mantener los márgenes operativos. Los precios del petróleo han caído drásticamente en los últimos doce meses, principalmente como consecuencia del exceso de oferta. Entre los factores que explican este exceso de oferta se incluyen los nuevos descubrimientos de yacimientos, las nuevas técnicas de perforación, el auge de la fracturación hidráulica de esquisto, la debilidad de las principales economías, la disponibilidad creciente de fuentes de energía alternativas y la incorporación de motores de combustión cada vez más eficientes en automóviles, camiones, y plantas industriales y de generación de energía.

    Aunque el mercado del gas natural es algo menos conflictivo, aquí también existe una preocupación creciente por la posibilidad de que, en el corto plazo, la oferta supere a la demanda. Los analistas de la industria prevén para 2018 un crecimiento anual muy modesto, de solo el 2,4%.

    La constante volatilidad a través de la cadena de suministro parece ser la norma en el futuro inmediato. Por lo tanto, las empresas deben prepararse para hacer frente a la incertidumbre y adaptar sus operaciones para ganar agilidad, al tiempo que desarrollan mejores métodos para obtener el máximo valor de las inversiones existentes y futuras en sistemas y equipos de extracción, refinado y distribución.

    Gestión de activos y optimización de costos
    El sector del petróleo y el gas ha liderado, desde los primeros tiempos de producción y comercialización a gran escala, el uso del mantenimiento predictivo y preventivo a nivel mundial. Es un sector en el que se han desarrollado modelos que, posteriormente, fueron adoptados por muchas otras industrias. Estas técnicas se han utilizado como herramientas fundamentales para mejorar la seguridad, eficiencia y optimización de plantas y procesos, además de apuntalar el crecimiento de una nueva disciplina de gestión de activos.

    La gestión de activos se basa en una evaluación estratégica que identifica las oportunidades de mejora de las plantas en función de la criticidad y, a continuación, define y aplica las soluciones más adecuadas. El objetivo es incorporar metas de negocio, desafíos de aplicaciones y una cultura de organización en un proyecto que mejore la confiabilidad, el rendimiento y la funcionalidad de todos los activos operativos de extracción, procesamiento y distribución. Posteriormente, se aplica una metodología de optimización de la eficiencia de los activos (Asset Efficiency Optimization, AEO) para garantizar que cada activo se utiliza de la manera más eficiente posible, con el fin de maximizar la producción sin aumentar los gastos de capital, al tiempo que se reducen los costos generales operativos y de mantenimiento.

    Para que un programa de gestión de activos sea exitoso, tiene que haber una estrategia claramente definida. Dicha estrategia debe estar impulsada por las metas de negocio, a partir de la comprensión de la situación actual y de la visión del objetivo que tiene que alcanzar el negocio para poder lograr el rendimiento óptimo.

    Ref.: PWC http://www.strategyand.pwc.com/perspectives/2015-oil-gas-trends

    Esto puede ser un proceso difícil de manejar debido a la complejidad de los sistemas de producción y gestión, presentes en muchas grandes empresas multinacionales de petróleo y gas, con múltiples centros. El punto de partida es, por lo general, la realización de un análisis de las necesidades del cliente (Client Needs Analysis, CNA). Este se basa en una encuesta con 40 preguntas sencillas que sirve para proporcionar una instantánea del funcionamiento de cada planta de producción, un panorama de la manera en que funcionan los procesos de confiabilidad y su posición en la continuidad de madurez del mantenimiento, en comparación con el promedio y las mejores prácticas de la industria. (véase fig. 1)

    Una vez finalizado, el CNA ofrece los datos fundamentales para elaborar un plan detallado de AEO para mejorar la confiabilidad de la planta y la utilización de los activos. Este procedimiento de gestión del trabajo aborda cuatro áreas fundamentales: estrategia de mantenimiento, identificación del trabajo, control del trabajo y realización del trabajo, que proporcionan una metodología integrada que refleja los procesos singulares, la cultura y la tecnología en cada instalación u operación.

    La adopción de un enfoque estructurado en la gestión de activos resultará familiar para muchas empresas del sector del petróleo y el gas, especialmente para las organizaciones más grandes. Sin embargo, lo que suele ocurrir con el tiempo es la interrupción de los programas de gestión de activos planificados cuidadosamente a largo plazo, debido a restricciones financieras, actualizaciones de planta, adquisiciones de empresas, cambios en las normativas o el lanzamiento de nuevos productos. Como resultado, la perspectiva de los directores e ingenieros pasa a enfocarse en cuestiones internas a corto plazo, con los planes de más largo plazo relegados en el orden de prioridades.

    Cabe destacar también que, aunque muchas empresas del sector cuentan con una gestión de activos y procesos de confiabilidad de plantas extremadamente eficaces, estos no siempre están sistematizados. La información y los conocimientos adquiridos a lo largo de los años por los ingenieros y operarios de planta permanecen, en gran medida, en su memoria, y solo una pequeña proporción se registra y cataloga de manera que resulte fácilmente asimilable por los nuevos empleados o terceros contratistas.

    Un análisis CNA es un método simple para iniciar el proceso, y puede conducir a la siguiente fase, denominada proyecto de mantenimiento perfeccionado centrado en la confiabilidad (Reliability Centered Maintenance, RCM) de SKF, en la que se puede comenzar a obtener mucha de esta valiosa información de una manera provechosa, tanto para los ingenieros como para los directivos.

    Visión a largo plazo
    Como consecuencia de la escala y la complejidad de la mayoría de las operaciones de petróleo y gas, para que una estrategia de gestión de activos resulte realmente exitosa, es necesario contar con una visión clara y un plan táctico de implementación a largo plazo. Si no se cumplen estas condiciones, con certeza se producirá un aumento de los costos operativos, con el riesgo de niveles crecientes de paradas no planificadas de los equipos y falta de confiabilidad del sistema.

    La creciente volatilidad de los mercados y la presión sobre los márgenes, en combinación con factores como la escasez de personal y la falta de capacidad, junto a las exigencias particulares en la gestión y el mantenimiento de los sistemas de procesos de petróleo y gas, indican que la gestión de activos eficaz puede ser un desafío muy duro. Para muchas empresas, asociarse con una compañía experta, con conocimiento y especializada como SKF, supone una opción mucho más rentable. La subcontratación de todas o algunas partes estratégicas del proceso puede ofrecer mayor flexibilidad, responsabilidad y control; también puede aliviar la presión sobre los recursos existentes, por ejemplo, dando libertad a equipos internos de ingeniería para que se concentren en otras actividades críticas del negocio.

    Una de las organizaciones que ha decidido asociarse con SKF y subcontratar su proceso de gestión de activos es una de las principales empresas de transporte por oleoductos y gasoductos de los EE. UU. La empresa opera más de 12 000 millas de tuberías, 150 estaciones de bombeo principales y varias terminales de distribución fundamentales en centros ferroviarios, portuarios y de carreteras. Sin embargo, durante un período de diez años, la empresa ha sido objeto de varias fusiones y cambios de titularidad. Los altos directivos reconocieron que esto había desembocado en una pérdida gradual de la dedicación a la confiabilidad de las máquinas, con prácticas y métodos de operación incompatibles a lo largo de las tuberías y de la red de distribución; también comprendieron que la estrategia de mantenimiento predictivo de la empresa requería una completa revalorización, pero que la empresa carecía de los recursos internos necesarios para llevarla a cabo de manera eficaz.

    Nos encargaron realizar un estudio de CNA y, posteriormente, brindar servicios de monitoreo de la condición mediante nuestra red de técnicos de mantenimiento sobre el terreno para evaluar el estado de unos 700 activos de tuberías en América del Norte.

    Más tarde, comenzamos a investigar los activos más valiosos, principalmente en algunas de las terminales de distribución fundamentales, centrándonos en los equipos y sistemas críticos. Un elemento importante en este procedimiento fue la aplicación de las técnicas de RCM de SKF. Estas se concentraban en los modos de fallas predominantes y los efectos de dichas fallas. A continuación, recomendamos acciones específicas para prevenir la recurrencia de los problemas. También se evaluaron eventos no críticos y se tomaron las acciones adecuadas para optimizar los costos de mantenimiento y aumentar la productividad. Es el mismo enfoque que se aplica ahora a la red de tuberías de las estaciones de bombeo.

    SKF trabajó posteriormente junto al cliente para comenzar a desarrollar planes de trabajo estándares, que definían los pasos críticos necesarios para cada actividad de monitoreo y mantenimiento; por ejemplo, la reparación de los motores de las bombas, incluida una lista de las herramientas y piezas necesarias, los pasos de la reparación, así como el tiempo y los recursos necesarios. Este plan se ampliará aún más con un programa de optimización de las piezas de repuesto y su almacenamiento (SPO), que reduce al mínimo los costos y el mantenimiento de existencias, al tiempo que mejora la disponibilidad y ubicación de los componentes fundamentales para garantizar que las reparaciones se realicen de manera rápida y rentable.

    Este enfoque estratégico de gestión de activos ha tenido beneficios para el cliente, tanto a corto como a largo plazo. La subcontratación de la gestión de los servicios de monitoreo de la condición, abonada mediante un honorario acordado mensual, ha permitido a nuestro cliente trasladar los costos de gastos de capital (CAPEX) a presupuestos de gastos operativos (OPEX), por lo que resulta mucho más fácil justificar los costos del programa y mejorar el flujo de caja. Nuestro enfoque estratégico de gestión de activos ofrece una metodología de funcionamiento claramente definida y coherente, que puede adaptarse fácilmente a las necesidades de negocio del cliente o al cambio de entorno operativo. Así, el cliente obtiene una solución segura y preparada para el futuro. Tal vez lo más importante es que les hemos hecho ahorrar más de 1 millón de dólares en los primeros doce meses de contrato, a través del mayor tiempo productivo de los activos, la mejor productividad, y los menores costos de reparación y mantenimiento. Un nivel de ahorros tan importante supera el costo anual del contrato de servicio.

    Experiencia, conocimiento y recursos
    La subcontratación es cada vez más común en la industria. En el caso de los servicios de negocio centrales, la subcontratación incluye desde la gestión de las instalaciones hasta la logística y la TI. Para las empresas del sector del petróleo y el gas, el desafío a la hora de subcontratar la gestión de activos críticos de misión y seguridad es encontrar un socio con los conocimientos, la experiencia y los recursos globales necesarios para garantizar que todos y cada uno de los activos serán monitoreados en todo momento, y según los más altos estándares.

    Los proveedores más importantes, como SKF, pueden ofrecer esta garantía. Otro aspecto de igual importancia, puesto que tienen conocimientos específicos y especializados en el campo de la gestión de activos, el monitoreo de la condición y el mantenimiento preventivo, es que tienen la capacidad para ofrecer mejores resultados, de manera más rápida y más eficiente que una función interna comparable. Un socio de gestión de activos subcontratado añade una dimensión estratégica adicional al trabajo de los equipos internos de ingeniería y mantenimiento, y puede aportar nuevo entusiasmo y un sentido del propósito. En última instancia, el resultado debe ser la eficiencia operativa, el ahorro de costos y la mejora en los niveles de optimización de activos, para que las empresas del petróleo y el gas ganen cada vez más agilidad de respuesta ante la creciente volatilidad del mercado. En una reciente reunión de revisión de los programas con el cliente de los oleoductos, una de las partes interesadas destacó el hecho de que ninguno de los activos incluidos en el programa de monitoreo de SKF había experimentado fallas, que podrían haberse detectado en 3 años. Uno de sus experimentados especialistas en equipos giratorios comentó: "No puedo recordar un contrato o acuerdo de trabajo con un proveedor que haya sido tan estrecho. Esto refuerza el concepto de que el éxito no solo se refiere a la tecnología, sino más bien a las personas, a su experiencia, su compromiso personal y como parte de un equipo".

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Relaciones con la Prensa: Nia Kihlström, +46 31 337 2897; +46 706 67 28 97; nia.kihlstrom@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representación en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2015 fueron de 75 997 millones de coronas suecas, y el número de empleados fue de 46 635. www.skf.com

    ® SKF es una marca comercial registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

Kit de prensa (8.8 MB)

SKF logo