Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Preparación para el montaje y el desmontaje

Antes de montar los rodamientos y todos sus componentes, se debe tener a mano todas las herramientas, los equipos y la información necesarios. Se recomienda asimismo que se estudien todos los planos y las instrucciones para determinar el orden correcto de montaje de los distintos componentes.
Se deberá comprobar que todos los soportes, ejes, obturaciones y otros componentes de la disposición estén limpios, especialmente los orificios roscados, conductos o ranuras en las que se puedan acumular restos de mecanizaciones anteriores. Las superficies no mecanizadas de los soportes de fundición deberán estar limpias de arena del moldeo, y se deberán eliminar todas las rebabas.
También se deberán verificar la precisión dimensional y exactitud de forma de todos los componentes de la disposición de rodamientos. Los rodamientos sólo tendrán un rendimiento satisfactorio si sus componentes tienen la precisión requerida y si se siguen las tolerancias señaladas. El diámetro de asientos cilíndricos en ejes y soportes se suele comprobar con un calibre para juego interno en dos secciones transversales y en cuatro direcciones (fig 1). Los asientos cónicos de los rodamientos se comprueban con calibres para anillos, calibres cónicos especiales o reglas de senos.
Se recomienda mantener un registro de las mediciones. A la hora de realizar las mediciones, es importante que los componentes a medir y los instrumentos de medición tengan aproximadamente la misma temperatura. Esto significa que es necesario dejar los componentes junto con los equipos de medición en el mismo lugar durante el tiempo suficiente como para que alcancen la misma temperatura. Esto es de especial importancia en el caso de los rodamientos de gran tamaño y sus componentes, que son proporcionalmente grandes y pesados.
Los rodamientos se deben conservar en sus embalajes originales hasta inmediatamente antes de su montaje, para evitar su exposición a los contaminantes, especialmente la suciedad. Normalmente, no es necesario quitar todo el agente protector que tienen los rodamientos nuevos; bastará con quitarlo de las superficies cilíndricas exteriores y del agujero. No obstante, si el rodamiento se va a lubricar con grasa y va a funcionar a temperaturas muy bajas o muy altas, o si la grasa no es compatible con el agente protector, es necesario lavar y secar cuidadosamente el rodamiento. Se trata de evitar perjudicar las propiedades de lubricación de la grasa.
Es necesario lavar y secar aquellos rodamientos que puedan estar contaminados a causa de una manipulación incorrecta (embalaje dañado, etc.) antes del montaje.
Aquellos rodamientos que, al sacarlos de su embalaje original, tengan una capa protectora relativamente espesa, también deben ser lavados y secados. Este puede ser el caso de algunos rodamientos de gran tamaño con un diámetro exterior mayor de 420 mm. Entre los agentes adecuados para el lavado de los rodamientos se encuentran la trementina y la parafina.
Los rodamientos que se suministran engrasados con obturaciones integrales o placas de protección a ambos lados no se deben lavar antes del montaje.
SKF logo