Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Diseños y versiones

Las láminas de material compuesto de deslizamiento en seco SKF (tabla 1) ofrecen una solución rentable que ahorra espacio a la hora de diseñar y conformar guías planas lineales. Ambas láminas, ya sean de material compuesto de PTFE o de POM, resultan adecuadas cuando pueden producirse movimientos oscilantes o giratorios.

Láminas de material compuesto de PTFE

Las láminas de material compuesto de PTFE SKF (fig. 1) son autolubricantes, no requieren mantenimiento y ofrecen una vida útil prolongada debido a la baja fricción. A pesar de su diseño compacto, estas láminas pueden soportar cargas pesadas y son adecuadas para movimientos giratorios u oscilantes relativamente lentos. También presentan buena estabilidad dimensional y conductividad térmica.


Las láminas de material compuesto de PTFE constan de una base de chapa de acero sobre la que se sinteriza una gruesa capa porosa de 0,2 a 0,4 mm de estaño/bronce (fig. 2). Además, mediante un proceso de laminación, se llenan los poros de la capa sinterizada con una mezcla de PTFE (politetrafluoroetileno) y aditivos de bisulfuro de molibdeno. Esta capa adicional de rodaje de 5 a 30 μm de espesor proporciona una combinación óptima de las propiedades mecánicas del estaño/bronce sinterizado y las buenas propiedades de deslizamiento y lubricación de la mezcla de PTFE.

Período de rodaje
Durante un corto período de rodaje, se transfieren minúsculas cantidades del material de PTFE de la capa de rodaje a las superficies de contacto. Una vez que ha tenido lugar esta transferencia, se alcanzan las propiedades características de baja fricción y desgaste de estas láminas.

Láminas de material compuesto de POM

Las láminas de material compuesto de POM SKF cuentan con alvéolos en la superficie deslizante (fig. 3), que sirven como depósitos de grasa y deben llenarse con grasa antes de la instalación. Esto hace que estas láminas resulten adecuadas para aplicaciones que requieren un mantenimiento mínimo en condiciones de funcionamiento difíciles, por ejemplo, en entornos contaminados donde no se puede suministrar lubricante de manera continua o con frecuencia. A pesar de su diseño compacto, las láminas de material compuesto de POM pueden soportar cargas pesadas y son menos sensibles a la desalineación. Son adecuadas para movimientos giratorios u oscilantes lentos.

Las láminas de material compuesto de POM constan de una base de chapa de acero sobre la que se sinteriza una gruesa capa de 0,2 a 0,4 mm de estaño/bronce La característica principal de estas láminas es su capa de recubrimiento relativamente gruesa (0,3 mm) de resina acetálica (POM: polioximetileno) con aditivos. Esta capa de recubrimiento presenta alvéolos para retener la grasa y está firmemente unida a la capa sinterizada de estaño/bronce (fig. 4).
El espesor de la capa de recubrimiento hace que estas láminas sean menos sensibles a la desalineación, así como a las cargas en los bordes asociadas con dicha desalineación.

SKF logo