Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Fijación radial de los rodamientos

Para poder aprovechar al máximo la capacidad de carga de un rodamiento, los aros o las arandelas deben quedar totalmente apoyados en toda su circunferencia y a lo largo del ancho total del camino de rodadura. El apoyo debe ser firme y uniforme, y se puede obtener mediante un asiento cilíndrico o cónico, según corresponda. En el caso de las arandelas para los rodamientos axiales, el apoyo se puede obtener mediante una superficie de apoyo lisa (plana). Esto significa que los asientos de los rodamientos deben estar fabricados en función de las clases de tolerancia adecuadas y que sus superficies no deben tener ranuras, orificios ni otros defectos, a menos que el asiento se haya preparado para aplicaciones en las que se usa el método de inyección de aceite. Asimismo, los aros de los rodamientos deben quedar bien montados para evitar que giren en los asientos cuando están sometidos a una carga o sobre estos.
En términos generales, solo se puede obtener una fijación radial satisfactoria y un apoyo adecuado cuando los aros están montados con un grado de interferencia adecuado (→ Juego del rodamiento y Precarga del rodamiento). Si los aros de los rodamientos están fijados de forma inadecuada o incorrecta, se suelen dañar los rodamientos y los componentes de contacto. Sin embargo, cuando es necesario garantizar el desplazamiento axial (como en el caso de los rodamientos del lado libre) o llevar a cabo tareas fáciles de montaje y desmontaje, no siempre se puede utilizar un ajuste de interferencia. En los casos en los que es necesario garantizar un ajuste flojo (aunque, normalmente, se necesitaría un ajuste de interferencia), se deben tomar precauciones especiales para limitar el desgaste de contacto inevitable como resultado del deslizamiento (cuando el aro del rodamiento gira sobre su asiento). Para esto, por ejemplo, se podría reforzar la superficie del asiento del rodamiento y los resaltes, lubricar las superficies de contacto mediante ranuras especiales de lubricación o colocar ranuras de fijación en las caras laterales de los aros del rodamiento, a fin de instalar llaves u otros dispositivos de fijación (fig. 1).
SKF logo