Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para proporcionarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio y con nuestras aplicaciones Web. Si pulsa continuar sin cambiar la configuración de su navegador, entenderemos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Fijación axial de las rótulas

Un ajuste de interferencia no es suficiente para fijar axialmente el aro de una rótula. Normalmente se requiere una protección adecuada contra los movimientos axiales.
Los aros de una rótula fija se deben fijar axialmente a ambos lados. En el caso de las rótulas libres, solo se debe fijar axialmente el aro con el ajuste más apretado; el otro aro debe quedar libre, de modo que se pueda desplazar axialmente en su asiento.
Los aros que cuentan con un ajuste de interferencia generalmente se colocan de modo que hagan tope por un lado con el resalte del eje o el reborde del soporte. Los aros interiores suelen ir fijados en el lado opuesto al resalte mediante una placa de fijación atornillada al extremo del eje (fig. 1) o un manguito distanciador entre el aro y un componente adyacente de la máquina (fig. 2). Los aros exteriores suelen ir retenidos por la tapa del agujero del soporte (fig. 3). Obsérvese que, en las rótulas que cuentan con un aro exterior de dos piezas (serie GEP) y están sometidas a una carga puramente radial, se producirán fuerzas de expansión cuyo componente axial actuará sobre la tapa del soporte. La carga axial que actúa sobre la tapa puede alcanzar el 30% de la carga radial aplicada. Debido a las propiedades elásticas del soporte y la tapa, puede darse el caso de que esta carga solamente la absorban los tornillos de la tapa en la zona cargada. Esto se debe tener en cuenta a la hora de elegir las dimensiones de la tapa del soporte y el tamaño y el número de tornillos de fijación. Si no es posible que el eje y/o el soporte tengan resaltes o rebordes, por motivos de producción o montaje, se pueden insertar anillos o manguitos distanciadores entre el aro de la rótula, que debe estar fijado, y un componente adyacente de la máquina (fig. 4 y fig. 5).
La fijación axial de las rótulas no desmontables con anillos de retención (fig. 6 y fig. 7) ahorra espacio y permite un montaje y desmontaje rápido, al tiempo que simplifica la mecanización del asiento. Si se tienen que soportar fuerzas axiales más elevadas, se debe colocar un anillo de apoyo (fig. 8) entre el aro del rodamiento y el anillo de retención, de modo que el anillo de retención no se vea sometido a excesivas flexiones. El juego axial que siempre está presente entre el anillo de retención y su ranura se puede reducir, si se desea, seleccionando las tolerancias apropiadas para el anillo de apoyo, o mediante la inserción de chapas calibradas.
Los anillos de retención se suministran en varios diseños diferentes. Para la fijación de las rótulas se usan principalmente anillos de dos tipos:
  • anillo de retención (fig. 9) con una anchura radial constante (anillo elástico)
  • anillo de retención cuya anchura radial disminuye hacia los extremos libres (fig. 10 y fig. 11).
Si se usa el segundo tipo de anillo de retención para los agujeros del soporte, particularmente los más pequeños, se deberá comprobar que el diámetro (centrado sobre el eje) del anillo insertado en la ranura no es inferior al valor correspondiente a las dimensiones de resalte Da min o Db min para esa rótula(fig. 12).