Cookies en el sitio web de SKF

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia posible en nuestros sitios y aplicaciones web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración de su navegador, supondremos que acepta recibir cookies. No obstante, puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento.

Sellos reforzados con metal

Al instalar sellos reforzados con metal, el primer paso es comprobar que el eje y el agujero del soporte tengan las especificaciones y las condiciones adecuadas. A continuación, cubra tanto el sello como el agujero con una fina capa de lubricante, preferiblemente el mismo lubricante que utilizará para lubricar la aplicación. En el caso de los sellos de gran diámetro, es posible que no resulte práctico utilizar una herramienta de instalación especial, por lo que no debe golpear directamente ni el sello ni su carcasa. En su lugar, debe utilizar un bloque de madera lo suficientemente largo como para cubrir el diámetro exterior del sello. Al usar este método, es importante aplicar los golpes de martillo uniformemente y de forma secuencial sobre la pieza de madera y alrededor de la periferia del sello para evitar que este se incline o se tuerza. SKF también recomienda el uso de un martillo de poliuretano para transferir toda la energía con el menor impacto posible (fig. 1).
En el caso de ciertas aplicaciones, el soporte está diseñado para dos sellos en tándem; también es posible que un sello se deba insertar a mayor profundidad en el agujero. En tales casos, el sello se debe montar, primero, de manera que quede nivelado con el soporte, usando el método descrito anteriormente. A continuación, se debe utilizar un bloque de madera más corto para insertar el sello a mayor profundidad en el agujero, usando un patrón secuencial (fig. 2).
SKF logo