Lavavajillas

La eficiencia de un lavavajillas se mide por el número de ciclos de lavado por kilovatio-hora de electricidad. Aproximadamente el 80% de la energía total utilizada por un lavavajillas se dedica a calentar el agua. Para mejorar la eficiencia, se ha dedicado un gran esfuerzo a reducir la cantidad de agua utilizada. La disposición y el número de brazos aspersores han sido diseñados para garantizar que todos los platos salgan relucientes.

Normalmente, los lavavajillas se instalan en la cocina. Por lo tanto, los requisitos de ruido y vibración son estrictos. Esto se refleja en las nuevas máquinas que hacen menos ruido, en muchos casos por debajo de los 45 dB.

Los rodamientos deben cumplir con los requisitos técnicos de:

  • Alta eficiencia de lavado
  • Larga vida útil
  • Bajo nivel de ruido y de vibración

Diferentes diseños

Algunos diseños de lavavajillas incluyen una bomba de agua única, impulsada por un motor de inducción monofásico, que realiza tanto las tareas de lavado como de desagüe. En otros casos se pueden encontrar dos bombas diferentes, una dedicada al ciclo de lavado y otra al desagüe.

SKF puede ofrecer una gran variedad de productos para ambas opciones.

Soluciones

SKF logo