Nuevas tecnologías de SKF Competición – KERS

imagen de Kers
Los Sistemas de recuperación de energía cinética (KERS) se introdujeron en la Fórmula 1 durante la temporada, aunque solo unos pocos equipos lo utilizaron y, debido a las limitaciones impuestas por el FIA, en 2010 se decidió detener su uso.
Durante la temporada de 2011, el KERS vuelve a la parrilla y SKF ha trabajado con Ferrari en el desarrollo del nuevo sistema.
La energía del sistema se puede almacenar como energía mecánica (volante) o bien como energía eléctrica (batería). Sin embargo, Ferrari y los otros fabricantes de motores de F1 utilizan solo sistemas de almacenamiento de energía eléctrica.
La unidad KERS recupera la energía de freno disipada, la almacena en una batería y la libera cuando es necesario a fin de aumentar la potencia del motor para acelerar o adelantar.
El sistema se basa en una Unidad Motor/Generador (MGU) conectada al motor mediante una pequeña transmisión. SKF participa en el desarrollo de rodamientos de transmisión expuestos a aceleraciones y cargas extremadamente altas y que experimentan temperaturas máximas de más de 150° C. Los nuevos rodamientos para esta aplicación aprovechan los conocimientos de SKF sobre diseño de rodamientos, materiales especiales y herramientas avanzadas de simulación de sistemas numéricos.
Se prevé un nuevo reto en este área en el futuro, con nuevas reglas que quizá permitan el uso de diferentes sistemas bajo condiciones de funcionamiento todavía más extremas.
Casi con toda probabilidad, el desarrollo de la unidad KERS dará lugar a nuevas oportunidades que se podrán transferir de esta excitante tecnología para vehículos deportivos a la industria automovilística estándar. Otro ejemplo de cómo la tecnología de los vehículos de competición puede convertirse en un extraordinario y rápido banco de pruebas de nuevas tecnologías.

Casi con toda probabilidad, el desarrollo de la unidad KERS dará lugar a nuevas oportunidades que se podrán transferir de esta excitante tecnología para vehículos deportivos a la industria automovilística estándar. Otro ejemplo de cómo la tecnología de los vehículos de competición puede convertirse en un extraordinario y rápido banco de pruebas de nuevas tecnologías.
SKF logo