Diseñando un futuro sostenible

2015 febrero 04, 08:41 CEST

A medida que las preocupaciones ambientales ganan cada vez más importancia para las empresas manufactureras y de ingeniería, las organizaciones con filosofía vanguardista pueden utilizar la sostenibilidad para aumentar las ganancias y mejorar el rendimiento empresarial, además de ayudar a sus clientes y al planeta, comenta Rob Jenkinson, Director de Sostenibilidad Corporativa de SKF

De una u otra manera, todas las etapas del proceso de fabricación tienen un impacto sobre el medioambiente. Esto se aplica ya sea que se trate de la elección de las materias primas que utiliza una empresa, de la energía utilizada en las operaciones de producción o de la manera en que se desechan los productos al final de su vida útil. Aunque con la tecnología actual y las condiciones económicas globales resulta extremadamente difícil esperar que una actividad logre un 100% de eficiencia y un impacto neto positivo, eso no significa que como fabricantes, ingenieros y líderes empresariales no deberíamos fijarlo como un objetivo deseable.

Si bien las políticas de responsabilidad social corporativa (RSC) han existido de una u otra manera durante muchos años, como consecuencia de la crisis financiera global de 2008-09, muchas organizaciones tuvieron que posponer o cancelar muchas de sus iniciativas medioambientales. Otras, sin embargo, mantuvieron su enfoque porque se dieron cuenta de los potenciales beneficios que pueden suponer este tipo de políticas en sus balances. Ahora, con la economía en lenta recuperación, esta situación está cambiando porque cada vez más líderes empresariales reconocen que una política de RSC sólida, coherente y estratégica, que encaje en los valores fundamentales de una organización, puede ofrecer valor real y medible para cada negocio, sus accionistas, empleados y clientes.

Para empresas como SKF, la sostenibilidad ha sido durante muchos años un principio fundamental del negocio. Constituye un factor clave para la innovación, que abarca desde la construcción de nuestras fábricas y oficinas, nuestros procesos de producción, el uso de la energía y el agua, hasta el diseño y la entrega de nuestros productos y servicios.

SKF BeyondZero: Una nueva perspectiva

En 2006, implementamos una nueva estrategia para disminuir activamente y de manera cuantificable nuestro impacto medioambiental, así como el de nuestros clientes y proveedores. Esta estrategia, denominada SKF BeyondZero, se ha convertido en una parte esencial de nuestro ADN, y está compuesta por dos objetivos complementarios. En primer lugar, reducir el impacto medioambiental negativo de nuestras actividades y de las de nuestros proveedores. En segundo lugar, innovar y ofrecer a nuestros clientes nuevas tecnologías, productos y servicios para que puedan reducir el uso de energía y la generación de residuos.

Con el correr de los años y como resultado de la investigación y el desarrollo aplicados al área de la gestión medioambiental del ciclo de vida, hemos adquirido un conocimiento mucho más amplio del rendimiento medioambiental de nuestras actividades, productos y soluciones. Hemos aprendido sobre el impacto medioambiental que tienen nuestras actividades en las diferentes etapas de la cadena de valor, es decir, desde las materias primas seleccionadas, la manera en que son utilizadas y procesadas, la energía que utilizan los productos SKF en las aplicaciones de los clientes y el destino de los productos al finalizar su vida útil. Esto nos ha permitido comprender que los impactos medioambientales se pueden reducir en todas las etapas de la cadena de valor y que el mayor potencial se encuentra en la fase de uso, es decir, en la manera en que nuestros productos y soluciones se desempeñan en la aplicación de cada cliente.

Eficiencia en la fabricación

En la práctica, durante varios años hemos ido tomando importantes medidas para mejorar nuestras operaciones de fabricación. Todos nuestros nuevos centros logísticos y fábricas, dondequiera que se encuentren en el mundo, se edifican de conformidad con las últimas normas de construcción LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) y la norma ISO 50001 de gestión de la energía. También hemos estado trabajando con nuestros principales proveedores para ayudarlos a cumplir con niveles similares de responsabilidad medioambiental y reducir la cantidad de energía utilizada. Un ejemplo de ello es el proceso de fabricación de acero, con su altísimo consumo de energía.

En materia logística, hemos estado trabajando con nuestros socios de transporte para reducir el impacto medioambiental del transporte marítimo. Esto incluye limitaciones contractuales de consumo de combustible para los proveedores de servicios de logística por carretera, la disminución del uso de transporte aéreo, una elevada tasa de llenado de camiones y la participación en el programa de transporte limpio.

El impacto de estas iniciativas ha sido considerable. Entre 2006 y 2013, período en el que nuestras ventas globales crecieron un 20%, redujimos en un 13% nuestros requerimientos de energía. La cifra fue similar en términos de reducción de emisiones totales de gases de efecto invernadero, en especial las emisiones de dióxido de carbono, de nuestras propias operaciones.

Gestión del ciclo de vida del producto

Un componente fundamental del concepto SKF BeyondZero es la gestión del ciclo de vida de un producto, desde el desarrollo inicial hasta su desecho final. Diversos estudios han demostrado que muchos productos tienen el mayor impacto medioambiental durante su uso en las aplicaciones del cliente; en términos de emisiones de carbono del ciclo de vida total, esto puede representar hasta un 75%.

Los productos SKF que conforman nuestra rápidamente creciente cartera SKF BeyondZero deben cumplir rigurosos criterios para garantizar que ofrecen beneficios medioambientales reales a cada cliente, sin afectar el rendimiento y la calidad del producto ni su confiabilidad en funcionamiento. Estos criterios se dividen en dos categorías:

  • Diseñados para el medioambiente: el producto o la solución debe proporcionar beneficios medioambientales por derecho propio a través de algunas características intrínsecas (como baja fricción o bajo peso)
  • Aplicados para el medioambiente: el producto o la solución debe ayudar de manera demostrable a mejorar el desempeño medioambiental de la aplicación del cliente en la que se utiliza
Los típicos ejemplos de la cartera de productos y soluciones SKF BeyondZero incluyen motores energéticamente eficientes de alta velocidad con imanes permanentes para ventiladores de aireación en plantas de tratamiento de aguas residuales. Estos pueden reducir el consumo de energía hasta un 40%, con las consiguientes ventajas desde el punto de vista comercial y medioambiental. Del mismo modo, los rodamientos rígidos de bolas sellados, energéticamente eficientes (E2) SKF reducen significativamente el movimiento friccional, lo que se traduce en un potencial ahorro de energía. Aunque este ahorro energético puede ser relativamente modesto para cada rodamiento, si se considera el impacto acumulado en el tiempo por sustituir todos los rodamientos utilizados en motores industriales, bombas y ventiladores, el resultado puede ser considerable. Otros desarrollos incluyen las unidades de línea de rodillos SKF ConRo completamente selladas para operaciones de colada continua en la industria siderúrgica. Estas pueden reducir las emisiones de CO2 en aproximadamente 1,5 toneladas por línea de rodillos al año.

Evolución hacia la inteligencia

La tendencia cada vez más rápida hacia las fábricas inteligentes, en cuyas sofisticadas redes de automatización y control se utilizan dispositivos inteligentes como los rodamientos SKF Insight, tendrá inevitablemente un gran impacto sobre la sostenibilidad en el sector de la fabricación. A corto plazo, la capacidad de dotar de inteligencia a las operaciones de producción reducirá el consumo de energía y agua. También se prolongará la vida útil de las máquinas para reducir aún más los desperdicios o residuos. A un plazo más largo, la experiencia y los datos adquiridos de sistemas inteligentes ayudarán a las empresas a desarrollar una nueva generación de herramientas y procesos de fabricación. Además, podrán influir en el diseño y la construcción de las instalaciones y líneas de producción. En todos los casos, existirá la oportunidad de rediseñar los sistemas existentes para hacer frente a los desafíos de una sostenibilidad cada vez mayor, en un entorno global cada vez más difícil y competitivo.

SKF logo