Proyecto Siirt

Haydi Kizlar Okula! (¡Vamos al colegio, chicas!)
De 66 chicas de la región que asistían a la escuela en 2002 a las 550 que lo hacen en la actualidad, SKF se complace en haber patrocinado el proyecto y ayudado a más del 70% de estas chicas a recibir formación académica. Este es uno de los proyectos que ganaron el Premio SKF a la Excelencia 2007.

Desde 2003, SKF apoya activamente la campaña de UNICEF y el Ministerio de Educación Nacional turco (Ministry of National Education, MONE), denominada proyecto Siirt. El proyecto Haydi Kizlar Okula! (¡Vamos al colegio, chicas!) es una campaña creada para identificar y eliminar los obstáculos que impiden la escolarización de las niñas y conseguir así la igualdad de género en la asistencia a la educación primaria para niños y niñas.

El índice de analfabetismo es el principal indicador de la desigualdad de género en Turquía. Pese al brusco descenso del índice de analfabetismo, un tercio de las mujeres turcas siguen siendo analfabetas y, en el país, aproximadamente 1 millón de niñas en edad escolar no tiene estudios primarios. El 40% de estas niñas viven en las provincias del este y sudeste del país.

La provincia de Siirt, ubicada en el sudeste de Turquía, es una de las 53 seleccionadas para la campaña. Las siguientes son algunas de las actividades realizadas por SKF para eliminar los obstáculos:

  • crear un sistema de seguimiento de las niñas que no se matriculan y no asisten a la escuela;
  • controlar de manera continua los datos estadísticos acerca de la cantidad de niños y niñas matriculados en las escuelas y la proporción de niñas escolarizadas con respecto a los niños;
  • trabajar junto con los líderes religiosos para abordar la importancia de la educación escolar de las niñas;
  • hablar con las familias para explicarles la importancia de la educación escolar de las niñas;
  • conceder becas a las niñas con la contribución de SKF Turquía, empleados, distribuidores, clientes y proveedores de SKF;
  • orientación para las niñas.

El éxito de la campaña en Siirt quedó en evidencia con el índice de matriculación de las niñas, que subió en poco tiempo del 57 al 90%, mientras que la tasa de los niños fue del 99%.

Al principio de este proyecto, había tan solo 3 chicas matriculadas en educación secundaria en esta zona; ahora (2014) son más de 110. Además, nueve chicas han proseguido sus estudios en la universidad. Esto ha supuesto la continuación del alcance original del proyecto y, para hacerlo posible, SKF Turquía cuenta con el apoyo tanto de empleados que participan activamente como de distribuidores que copatrocinan la actividad.


SKF logo