Precarga de rodamientos

Dependiendo de la aplicación, puede que sea necesario que la disposición de rodamientos disponga de un juego de funcionamiento positivo o negativo. En la mayoría de las aplicaciones, el juego de funcionamiento debe ser positivo, es decir, al girar el rodamiento debe tener un juego residual determinado, por pequeño que sea, véase la sección Juego interno de los rodamientos.
Sin embargo, hay muchos casos en los que es preferible un juego de funcionamiento negativo, es decir una precarga, con objeto de aumentar la rigidez de la disposición de rodamientos o incrementar la exactitud de giro. Tal es el caso con los husillos para máquina herramienta, los rodamientos de piñón para las transmisiones de automóviles, las disposiciones de rodamientos de motores eléctricos pequeños, o las disposiciones de rodamientos para movimientos oscilantes. También se recomienda la aplicación de una precarga, por ejemplo mediante muelles, en aquellos casos en que los rodamientos tienen que girar sin carga o bajo una carga muy ligera y a altas velocidades. En estos casos, la precarga sirve para asegurar la aplicación de una carga mínima sobre el rodamiento al objeto de evitar que el rodamiento se dañe como consecuencia de movimientos deslizantes de los elementos rodantes, véase la sección Carga mínima requerida.
SKF logo