Inspección y limpieza

Al igual que los demás componentes mecánicos importantes, los rodamientos de bolas y de rodillos se deben limpiar y examinar con frecuencia. Los intervalos entre las inspecciones dependen totalmente de las condiciones de funcionamiento.
Si es posible determinar el estado del rodamiento durante el funcionamiento, por ejemplo, escuchando el sonido del rodamiento y midiendo la temperatura o examinando el lubricante, suele bastar con una limpieza e inspección anual de los rodamientos (aros, jaula y elementos rodantes) y otros componentes de la disposición de rodamientos. Si las cargas son elevadas, las inspecciones deben ser más frecuentes, por ejemplo, los rodamientos de las máquinas de laminación suelen ser inspeccionados cuando se cambian los rodillos de las mismas.
Después de limpiar los componentes del rodamiento con un disolvente adecuado (trementina, parafina, etc.), éstos se deber lubricar inmediatamente con aceite o con grasa para evitar la corrosión. Esto es especialmente importante para los rodamientos montados en máquinas que van a mantenerse en desuso durante largos periodos de tiempo.
SKF logo