Lubricación

Las siguientes subsecciones ofrecen asistencia general y directrices sobre lubricación para cada tipo de material. La complejidad hace imposible incluir toda la información necesaria para cubrir todas las aplicaciones concebibles. Para obtener más información sobre lubricación, comuníquese con el Departamento de Ingeniería de Aplicaciones de SKF.
Cojinetes de fricción de bronce sólido
Los cojinetes de fricción de bronce sólido SKF pueden lubricarse tanto con grasa como con aceite. El lubricante no solo mejora las propiedades deslizantes; también reduce el desgaste y previene la corrosión. Mientras que el aceite se utiliza en casos excepcionales, los cojinetes de fricción de bronce sólido suelen lubricarse con grasa.
Para proteger el cojinete de fricción y el lubricante en entornos altamente contaminados, SKF recomienda utilizar sellos.
Todos los cojinetes de fricción que tienen un diámetro del agujero d > 14 mm incorporan una ranura de lubricación axial.

Cojinetes de fricción de bronce sinterizado
Los cojinetes de fricción de bronce sinterizado SKF están impregnados con lubricante. Por lo tanto, cuando se almacenan o se montan, los cojinetes de fricción nunca deben entrar en contacto con material absorbente, ya que puede absorber el aceite muy rápidamente. Por lo general, no se necesita lubricación adicional.

Cojinetes de fricción de bronce laminado
La superficie deslizante de los cojinetes de fricción de bronce laminado SKF contiene alvéolos en forma de diamante (fig. 1) que deben llenarse inicialmente con grasa. Los alvéolos sirven como depósitos para liberar progresivamente el lubricante durante el funcionamiento. Ya sea que se use grasa o aceite, un lubricante de buena calidad reduce la fricción y el desgaste al separar el cojinete de fricción de bronce laminado de su eje. Para proteger el cojinete de fricción y el lubricante en entornos altamente contaminados, SKF recomienda utilizar sellos.

Rodamientos de material compuesto de PTFE
Los rodamientos de material compuesto de PTFE tienen buenas características de deslizamiento en seco y no requieren lubricación. Sin embargo, la presencia o el suministro continuo de aceite u otro fluido pueden resultar ventajosos. Incluso se pueden utilizar fluidos que normalmente no están asociados con la lubricación, como agua, querosene o parafina. La lubricación mejora la eliminación del calor desde la posición del rodamiento y la formación de una película hidrodinámica de lubricación. Por lo tanto, la lubricación tiene un efecto muy favorable sobre el comportamiento de desgaste del rodamiento y prolonga considerablemente la vida útil.
La relubricación periódica con grasa, para mejorar el sellado o para proteger la superficie de contacto contra la corrosión, también puede prolongar la vida útil del rodamiento.
Sin embargo, una sola aplicación inicial de grasa al momento de montar los rodamientos de material compuesto de PTFE puede influir negativamente en la vida útil del rodamiento, porque esa grasa puede formar, junto con las partículas de desgaste producidas durante el rodaje, una mezcla pastosa y aumentar el desgaste del rodamiento.
Para temperaturas de funcionamiento de hasta 80 °C, se prefieren las grasas con base de litio resistentes al envejecimiento, mientras que a temperaturas más altas, deben utilizarse grasas de silicona. Las grasas que contienen lubricantes sólidos como el disulfuro de molibdeno son totalmente inadecuadas.

Rodamientos de material compuesto de POM
Las rótulas de material compuesto de POM SKF están diseñadas para funcionar en condiciones de lubricación marginales. Su superficie deslizante contiene depósitos de grasa (fig. 2) que deben llenarse antes de la instalación. No es necesario relubricar estas rótulas, pero la presencia de un lubricante puede prolongar considerablemente la vida útil del rodamiento.
Para proteger la superficie de contacto contra la corrosión, se puede aplicar grasa periódicamente. Por esta razón, los cojinetes de fricción de material compuesto de POM con un diámetro del agujero d ≥ 10 mm y un ancho de B ≥ 12 mm se fabrican como estándar con un orificio de lubricación. Las dimensiones y la posición del orificio cumplen con la norma DIN 1434:1983.
Para temperaturas de funcionamiento de hasta 80 °C, se prefieren las grasas con base de litio resistentes al envejecimiento, mientras que a temperaturas más altas, deben utilizarse grasas de silicona. Las grasas que contienen lubricantes sólidos como el disulfuro de molibdeno son totalmente inadecuadas.

Cojinetes de fricción de PTFE poliamida
Los cojinetes de fricción de PTFE poliamida SKF están diseñados para funcionamiento en seco. Sin embargo, un lubricante puede mejorar el rendimiento de estos cojinetes. Con un suministro adecuado de grasa, aceite, agua u otro líquido, se puede aumentar la velocidad de funcionamiento de estos cojinetes de fricción.
Los cojinetes de fricción de PTFE poliamida SKF son resistentes a la mayoría de las grasas y aceites lubricantes.

Cojinetes de fricción de bobinado de filamentos
Los cojinetes de fricción de bobinado de filamentos SKF tienen excelentes características de deslizamiento en seco debido a su exclusiva superficie deslizante. La superficie deslizante de baja fricción no requiere lubricación adicional.
En casos en los que se necesita lubricación, por ejemplo, porque el eje requiere protección contra la corrosión o los componentes adyacentes (p. ej., una arandela axial) requieren lubricación, por lo general, el lubricante no tiene ningún efecto negativo sobre el cojinete de fricción en condiciones normales de funcionamiento. Sin embargo, si se utiliza lubricación, se pierde en parte la ventaja del funcionamiento libre de mantenimiento en condiciones de cambios muy frecuentes de carga con niveles de carga pesada.
SKF recomienda utilizar sellos cuando el cojinete de fricción se utiliza en un entorno altamente contaminado.

SKF logo