Montaje

La habilidad y el cuidado durante el montaje son requisitos imprescindibles para que los rodamientos tengan una larga vida útil. Además, la limpieza y la comprensión de las causas de los fallos prematuros de los rodamientos también pueden ayudar.
Compruebe que la superficie de contacto (asiento del eje) y demás componentes, como el soporte, estén limpios, no presenten rebabas ni contengan partículas abrasivas. Compruebe también que el eje no presente bordes afilados, rebabas ni defectos, que pudieran dañar la superficie deslizante de los cojinetes de fricción. Una vez que todos los componentes estén limpios y comprobados, ya se puede instalar el cojinete de fricción.
Para instalar los cojinetes de fricción, con o sin pestaña, SKF recomienda utilizar una dolla de montaje, en especial para los cojinetes de fricción de material compuesto (fig. 1) y de bobinado de filamentos (fig. 2). Para ello, coloque una junta tórica en la dolla para mantener el cojinete en posición. Luego, dirija el cojinete de fricción a su lugar con una prensa mecánica o hidráulica, o golpeando la dolla ligeramente con un martillo. Para facilitar el montaje de los cojinetes de fricción pequeños, aplique una ligera capa de aceite o grasa al agujero del soporte.
Para cojinetes de fricción más grandes, SKF recomienda utilizar un anillo de montaje (fig. 3) porque alinea y centra el cojinete de fricción mientras se lo coloca a presión. Para montar cojinetes de fricción más grandes, utilice una pasta lubricante sólida, como agente anticorrosión SKF LGAF 3E, en el asiento para reducir el riesgo de corrosión por contacto y también para reducir la fuerza necesaria para el montaje. SKF también recomienda enfriar los cojinetes de fricción antes del montaje, especialmente para los cojinetes de fricción más grandes que requieren más fuerza.
Se debe tener cuidado al montar los cojinetes de fricción FW para no dañar la capa deslizante ni las caras laterales.
Para facilitar el montaje de los cojinetes de fricción FW, se puede dividir el cojinete de fricción longitudinalmente en dos mitades mediante el uso de una muela recubierta de diamante. Se debe aplicar también suficiente líquido refrigerante para evitar temperaturas excesivas, ya que pueden destruir el cojinete de fricción.
Los cojinetes de fricción de material compuesto y de bronce laminado que deban funcionar con cargas muy pesadas deben montarse de manera que la junta a tope esté a 90° respecto de la zona de carga durante el funcionamiento (fig. 4); de lo contrario, se reducirá la vida útil.
La posición de la ranura de lubricación de los cojinetes de fricción de bronce sólido depende de si se trata de un movimiento oscilante o giratorio y, para este último, de si se aplica lubricación de aceite o grasa (fig. 5).
Durante el montaje, las arandelas axiales deben colocarse de manera que la base de acero haga tope con la pared del soporte.
Si se deben colocar cojinetes de fricción de material compuesto, por ejemplo láminas, con un adhesivo, el adhesivo debe ser adecuado para la temperatura de funcionamiento esperada y debe tener una dilatación adecuada, resistencia al envejecimiento, buena resistencia y propiedades de curado. Si no se dispone de experiencia operativa, SKF recomienda pedir asesoramiento a un fabricante de adhesivos. Cuando se aplica un adhesivo, se debe tener cuidado para que el adhesivo no llegue a la superficie deslizante.
Los cojinetes de fricción de bronce sinterizado SKF están impregnados con un lubricante y, por lo tanto, deben conservarse en su envase original hasta el momento del montaje. De lo contrario, cuando el cojinete de fricción entra en contacto con material absorbente, este puede absorber el aceite muy rápidamente.
SKF logo