Sellos rozantes

Los sellos rozantes (fig. 1), por lo general, son muy confiables. Su eficacia, no obstante, depende de varios factores, entre los que se incluyen los siguientes:
  • el diseño del sello;
  • el material del sello;
  • la presión de contacto;
  • el acabado de la superficie de contacto del sello;
  • la condición del labio del sello;
  • la presencia de lubricante entre el labio del sello y la superficie de contacto.
La presión de contacto (fig. 1) puede producirse por los siguientes factores:
  • la resiliencia del sello, que depende de las propiedades elásticas del material del sello (a);
  • la interferencia diseñada entre el sello y su superficie de contacto (b);
  • alguna fuerza ejercida por un muelle toroidal incorporado al sello (c).
La fricción entre el labio del sello y la superficie de contacto puede producir una cantidad de calor significativa. Por lo tanto, estos sellos tienen límites de velocidad periférica. También son susceptibles a los daños mecánicos producidos por el montaje inadecuado o la presencia de contaminantes sólidos. Para proteger el sello de los daños producidos por los contaminantes sólidos, por lo general, se coloca un sello no rozante delante del sello rozante.
SKF logo