Consistencia

Las grasas se dividen en diferentes clases de consistencia de acuerdo con el Instituto Nacional de Grasas Lubricantes (National Lubricating Grease Institute, NLGI). La consistencia de la grasa lubricante no debería sufrir cambios drásticos si se encuentra dentro de su rango de temperatura específico. Las grasas que se reblandecen a elevadas temperaturas pueden escapar de la disposición de rodamientos. Las grasas que se endurecen a bajas temperaturas pueden restringir la rotación del rodamiento o limitar la separación de aceite.
Habitualmente, a los rodamientos se le aplican grasas con un espesante de jabón metálico y una consistencia de 1, 2 o 3 en la escala NLGI. Las grasas de consistencia 2 son las más comunes. Se prefiere aplicar grasas de menor consistencia en aplicaciones de temperaturas bajas o para mejorar la capacidad de bombeo. Se recomienda utilizar grasas de consistencia 3 para las disposiciones de rodamientos con eje vertical en las que se coloca un deflector debajo del rodamiento para retener la grasa dentro de este.
En aplicaciones sometidas a vibraciones, la grasa está muy trabajada ya que es devuelta continuamente al rodamiento a causa de la vibración. En estas aplicaciones, puede resultar útil utilizar grasas con mayor consistencia que no cambian su consistencia durante el funcionamiento.
Las grasas espesadas con poliurea pueden ablandarse o endurecerse según el índice de cizalla de la aplicación. Por lo tanto, en aplicaciones con ejes verticales, existe el riesgo de que la grasa de poliurea se filtre en ciertas condiciones, independientemente de la temperatura de funcionamiento.
SKF logo