Termografía

Detectan puntos sobrecalentados antes de que causen problemas

Desde los albores de la era industrial, la temperatura ha servido para indicar el estado de las máquinas. Los técnicos saben que una temperatura anómala, a menudo, es indicativa de un posible problema. Dependiendo de la situación, a veces basta con tocar la máquina con el dorso de la mano para saber si la temperatura se encuentra dentro de los límites aceptables. Naturalmente, este método tiene importantes limitaciones de seguridad, especialmente en el caso de la maquinaria giratoria y los equipos eléctricos.

Para obtener una indicación más cuantificable de la temperatura se utilizan muchas veces termómetros de contacto directo, un método más seguro que el dorso de la mano, aunque con problemas de seguridad similares. Para aplicaciones peligrosas o de difícil acceso se suelen utilizar termómetros por infrarrojos.

Sin embargo, los termómetros por infrarrojos miden la temperatura media de la superficie y, para mediciones precisas, suele ser necesario que el usuario se encuentre cerca de la aplicación. Sin embargo, la termografía permite visualizar el calor. La radiación infrarroja de la aplicación es convertida por una cámara termográfica en una imagen visual.

Las distintas temperaturas se indican mediante distintos colores o tonos de gris. Las cámaras termográficas permiten realizar comparaciones de temperatura en superficies amplias, permitiendo encontrar con rapidez puntos recalentados potencialmente problemáticos. Si el costo de la cámara termográfica se compensa con el ahorro en reducción de las paradas no planificadas y los costos de mantenimiento, el periodo de amortización suele ser breve.

Posibles ventajas de la termografía:

  • Una técnica de inspección proactiva, sin contacto y no invasiva, indicada a menudo como parte de un programa de mantenimiento predictivo
  • Un método más sencillo, rápido y seguro de detección temprana de las fallas
  • Inspección cronológica de equipos funcionando en las mismas condiciones de funcionamiento, permitiendo detectar fácilmente las anomalías térmicas
  • Inspección de equipos en marcha con carga completa, minimizando la interferencia en la producción
  • Inspección de equipos eléctricos en funcionamiento y de difícil acceso
  • Reducción de las pérdidas de producción por paradas no planificadas, aumentando así la productividad y la rentabilidad
  • Reducción del tiempo necesario para las paradas planificadas
  • Reducción de los costos de mantenimiento y reparación
  • Prolongación de la vida de los equipos y del tiempo medio entre fallas (MTBF)
  • Mayor disponibilidad y confiabilidad de la planta

Ejemplos de termografía

Equipos mecánicos (fig. 1)
A. Recalentamiento de rodamiento de transportador
B. Recalentamiento de motor
C. Revestimiento refractario dañado

Equipos eléctricos (fig. 2)
A. Pérdida de conexión de cable
B. Falla de la conexión de fusible
C. Fallas de la línea de distribución

Edificios (fig. 3)
A. Ausencia de aislamiento
B. Fugas de aire frío
C. Pérdida de aire

Nota: las imágenes solo tienen una finalidad ilustrativa
SKF logo