El metro de Barcelona, con la solución de monitoreo de condición de SKF, adopta un enfoque más inteligente para la calidad del servicio

  • Artículo

    2019 julio 03, 14:00 CET

    Los sensores de los trenes miden en tiempo real la condición de la interacción entre las ruedas y la vía, detectan los problemas más rápidamente y ayudan a los operadores del metro a optimizar la planificación y ejecución del mantenimiento de las vías.

    Gotemburgo, Suecia, 3 de julio de 2019: Durante más de un siglo, los barceloneses han confiado en el metro para viajar dentro de la ciudad y en sus alrededores. En hora pico, 150 trenes transportan pasajeros entre 158 estaciones de la red de ocho líneas, que conecta el centro de Barcelona con siete municipios de su entorno.

    Al igual que muchos sistemas de transporte público de todo el mundo, la red del metro de Barcelona funciona en un entorno de constante aumento de la demanda. En 2018, el sistema registró 407,5 millones de viajes de pasajeros, lo que supone un incremento de 17,1 millones (4,4%) con respecto al año anterior. La demanda general de transporte público en Barcelona y sus alrededores ya ha superado los niveles que se preveía alcanzar en 2020.1

    Para los operadores, como Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), este crecimiento supone una presión para mejorar continuamente la confiabilidad y disponibilidad de los servicios de los vehículos, sin dejar de mantener los costos bajo control. TMB siempre ha tenido buena disposición para buscar soluciones innovadoras para alcanzar estos objetivos: tres líneas de la red ya funcionan con trenes totalmente automatizados y TMB también tiene en marcha un ambicioso proyecto de tren digital.

    La innovación más reciente, que se introducirá próximamente en la red, es un nuevo enfoque diseñado para mejorar la comodidad de los pasajeros, así como para ayudar a que la infraestructura del operador se gestione mejor para las actividades de mantenimiento y renovación de las vías. En cualquier red ferroviaria muy utilizada, el desgaste se cobra su precio. Los rieles desgastados o las ruedas desgastadas provocan, a corto plazo, trayectos accidentados para los pasajeros y, en última instancia, requieren una reparación o sustitución.

    Antiguamente, el metro de Barcelona contaba con una combinación de inspección manual y mantenimiento programado para mantener sus vías en buenas condiciones. Este enfoque está consolidado desde hace mucho tiempo, pero es bastante costoso. La inspección solo puede realizarse cuando los trenes no se encuentran en funcionamiento, y las acciones de mantenimiento requieren que se ponga fuera de servicio el material rodante o que se cierren las líneas durante períodos prolongados.

    A finales de 2018, el metro de Barcelona comenzó a probar un enfoque diferente. Ha equipado uno de sus trenes comerciales estándares con la tecnología de monitoreo de condición Multilog IMx-Rail de SKF. El nuevo sistema es un paquete autónomo de sensores y electrónica que procesa y comunica datos durante el funcionamiento comercial. Este sistema está montado en uno de los bogies del tren, debajo de un vagón. En el funcionamiento diario, la unidad mide y registra las señales de aceleración y vibración, procesa estos datos y transmite toda la información de forma inalámbrica a un punto de recopilación de una oficina interna. Desde allí, la información comunicada puede hacer que se inicien las acciones necesarias.

    A continuación, un sistema de software especializado, también proporcionado por SKF, utiliza algoritmos inteligentes para analizar los datos del sensor, junto con información sobre la ubicación del tren y las condiciones de funcionamiento. El sistema de software, denominado "@ptitude Observer", identifica, ubica y registra con precisión las anomalías de la vía férrea que pueden generar desgaste o daños en las ruedas del tren, molestias a los pasajeros o ruido en determinadas partes de la vía. Luego, el personal de mantenimiento del metro puede utilizar esa información para iniciar una inspección más detallada del área de la vía identificada.

    "Buscamos siempre mejores formas de ofrecer una red segura, confiable y rentable", comenta Fernando Vaquero Granados, Ingeniero de Material Rodante de TMB. "Tecnologías como Multilog IMx-Rail nos ayudarán a identificar problemas más rápidamente y a dirigir nuestras actividades de inspección y mantenimiento con mayor eficacia".

    Multilog IMx-Rail no solo ayuda a los operadores a entender la condición de las ruedas y de la vía. El sistema también está diseñado para identificar las vibraciones causadas por otros problemas en el tren, como los rodamientos defectuosos. Otros operadores de todo el mundo ya utilizan este enfoque para evitar averías y optimizar sus programas de mantenimiento del material rodante.

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Departamento de Relaciones con la Prensa: Sabine Hergenröder, +46 31-337 6418; +46 705 77 64 18; sabine.hergenroder@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representaciones en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2017 fueron de 77 938 millones de coronas suecas, y el número de empleados fue de 45 678. www.skf.com


    ® SKF es una marca comercial registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

SKF logo