Interfaz ferroviaria aumenta la eficacia de las pruebas de motores de locomotoras

  • Artículo

    2016 septiembre 23, 13:00 CEST

    Una interfaz diseñada especialmente para los bancos de pruebas de motores SKF Baker ha ayudado a una empresa de transporte ferroviario de los EE. UU. a mejorar los procedimientos de mantenimiento y, al mismo tiempo, a reducir los costos, comenta Mike Teska, Director de Línea de Productos de SKF

    Mantener los trenes de carga sobre los rieles es una importantísima operación en segundo plano que, si no se hace bien, puede dar lugar a reparaciones no planificadas muy costosas. Estos costos pueden gestionarse mediante pruebas periódicas, lo que garantiza que se detecten de manera anticipada los posibles fallos.

    Los fallos de los motores de tracción de CA son un componente muy importante detrás de averías en los sistemas ferroviarios de transporte de cargas. A pesar de ello, habitualmente, los regímenes de pruebas para motores de tracción de CA son incompletos y no se verifica todo el motor. Al mismo tiempo, las pruebas suelen ser específicas de los técnicos: casi nunca existe un método claro para asegurar que se realicen todas las pruebas, o que todos los resultados se registren con precisión.

    BNSF, una importante empresa ferroviaria de transporte de cargas de los EE. UU., tuvo que hacer frente a este tipo de problemas. Querían mejorar el tiempo productivo y la confiabilidad de sus trenes, puesto que veían que se producían muchos fallos en los motores mientras los trenes se encontraban en funcionamiento. Esto suponía reparaciones costosas del mismo motor de tracción y, frecuentemente, también de las transmisiones para el motor.

    Es aquí donde SKF Baker intervino para brindar ayuda. Suministró a BNSF 24 de sus bancos de pruebas automatizados para motores Baker AWA-IV, lo que permitió a los técnicos de la empresa realizar pruebas más completas de sus motores de tracción de CA. Además, los dispositivos estaban equipados con una interfaz de usuario personalizada que ayudaba a los técnicos a realizar las pruebas de forma más coherente, al guiarlos a través de cada procedimiento de prueba. La interfaz se creó específicamente para BNSF, pero puede adaptarse fácilmente a los requerimientos de otras empresas ferroviarias.

    Kits con capacidad para realizar modificaciones

    BNSF utilizaba un banco de pruebas diferente para sus motores, pero el equipo resultaba cada vez más insuficiente: solo verificaba el aislamiento de las paredes y no podía brindar información crítica sobre el bobinado, por ejemplo, el aislamiento entre espiras, que es la causa más frecuente de fallos de los motores eléctricos. El Baker AWA-IV ofrecía una cobertura de averías más completa, que era fundamental para mejorar la confiabilidad de los motores. Los motores de tracción de CA para trenes eléctricos diésel son impulsados por transmisiones de velocidad variable (variable speed drives, VSD), lo que supone una gran tensión para el bobinado del motor debido a tensiones transitorias rápidas. Por lo tanto, en este caso es fundamental identificar los fallos del bobinado.

    Sin embargo, utilizar la pieza correcta del kit de pruebas era solo una parte de la respuesta. Los trenes son equipos complicados. Cuando se prueban, deben analizarse de manera apropiada y coherente. Por ello, era vital asegurarse de que cada técnico de la organización llevara a cabo exactamente la misma prueba, en el orden en que debía realizarse y con los mismos parámetros y límites.

    Entonces, SKF Baker desarrolló una interfaz de usuario personalizada para el dispositivo, que guiara al técnico a través de todo el proceso de prueba y resolución de problemas.

    Introducir un régimen de pruebas coherente en la organización significaba introducir una secuencia “maestra” de pruebas centralizada. Se puede acceder a esa secuencia desde una ubicación central y, de ser necesario, se puede ajustar. Por lo tanto, si hay que modificar las condiciones de prueba, por ejemplo, alterando la tensión o duración de una prueba, esto puede hacerse centralmente y, a continuación, se actualiza automáticamente en cada dispositivo de prueba AWA.

    Importancia especial

    La coherencia de las pruebas es siempre importante, pero aquí tiene una importancia especial. Por lo general, un taller de reparación dentro de una organización se encargará de una amplia variedad de motores y es poco probable que haya dos motores idénticos en un plazo de seis meses. Sin embargo, en este caso, todos los días llegan los mismos motores y las mismas locomotoras, por lo que cobra gran sentido introducir toda la automatización y coherencia posibles.

    Las secuencias de pruebas están centralizadas, como también lo están sus resultados. Esto permite a la empresa realizar informes eficaces mediante el análisis de múltiples resultados de pruebas. Los datos podrían revelar cómo debe protegerse un motor, por ejemplo, o un defecto sistémico en los cables de alimentación que tiene conectados.

    BNSF también pidió específicamente que los resultados de las pruebas se mostraran como “pasa o no pasa”, en lugar de un valor específico. Esto significa que los técnicos no se ven tentados de volver a probar un motor si el resultado está “cerca” del correcto. Los resultados completos y detallados de las pruebas se almacenan centralmente, lo que permite realizar el control estadístico de las pruebas. Una vez más, esto elimina otro nivel de variabilidad en el procedimiento de prueba.

    La interfaz personalizada se diseñó específicamente para BNSF, pero puede modificarse fácilmente para otras empresas ferroviarias: cada empresa tiene sus propios requerimientos en materia de seguridad del trabajo y regímenes de pruebas, además de distintos parámetros de prueba específicos, y cada nueva interfaz puede tener eso en cuenta. Por ejemplo, BNSF incorporó un procedimiento de prueba que permite considerar “condiciones de lluvia”. En un taller de reparación, el tren está protegido, pero una vez que esté sobre los rieles, estará sometido muchas veces a condiciones climáticas extremas. La interfaz de SKF Baker implementó un procedimiento de prueba por el cual, después de la prueba “estándar”, se pulverizan los cables del motor con agua y se vuelven a realizar las pruebas en el motor. Este es el tipo de "prueba lógica" que supera la capacidad de los bancos de pruebas estándares.

    La interfaz funcionó perfectamente para BNSF: después de cambiar a los bancos de pruebas SKF Baker AWA-IV, su mayor capacidad de pruebas, y mayor coherencia, se vio reflejada en una reducción del 5% en fallos de motores por año, y una reducción del 40% en eliminación de módulos de fase.

    Además, con un retorno de la inversión de, como máximo, un año, es dinero bien gastado para la empresa.

    El SKF Baker AWA-IV, con interfaz personalizada, podrá verse en la feria Innotrans de Berlín, del 20 al 23 de septiembre de 2016.

    Aktiebolaget SKF
    (publ.)

    Para obtener más información, comuníquese con:
    Departamento de Relaciones con la Prensa: Nia Kihlström, +46 31 337 6418; +46 705 77 6418, nia.kihlstrom@skf.com

    SKF es uno de los principales proveedores mundiales de rodamientos, sellos, mecatrónica, sistemas de lubricación y servicios, entre los que se incluyen asistencia técnica, servicios de mantenimiento y confiabilidad, asesoramiento en el campo de la ingeniería y capacitación. SKF tiene representaciones en más de 130 países y cuenta con, aproximadamente, 17 000 distribuidores en todo el mundo. Las ventas anuales en 2015 ascendieron a 75 997 millones de coronas suecas, y el número de empleados fue de 46 635. www.skf.com

    ® SKF es una marca registrada del Grupo SKF.

  • Imagen

Descargar kit de prensa

Kit de prensa (1.4 MB)

SKF logo